Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
El presidente de Indra, Marc Murtra / INDRA

Marc Murtra toma el control final de Indra

La junta cesa a cuatro consejeros independientes, a propuesta de Amber, y vota en contra de la reelección de una quinta, mientras que aprueba la entrada del representante de Sapa

6 min

El presidente de Indra, Marc Murtra, ha salido completamente reforzado de la junta de accionistas de Indra, tras el cese en la asamblea de cuatro consejeros independientes, a propuesta del fondo Amber, accionista de nuevo cuño, y la decisión no reelegir a una quinta. 

De este modo, el control del consejo queda en manos tanto de Murtra como de los representantes de la SEPI, que canaliza la participación del Estado en la compañía (que está previsto que alcance el 28%), y también la industrial Sapa, cuya propuesta para estar presente en el órgano de gobierno, en la persona de su presidente, Jokin Aperribay, también ha sido aprobada. 

A propuesta de Amber

Se preveía una asamblea caliente en Indra… y los pronósticos incluso se quedaron cortos. Tras los parlamentos del propio Murtra y del consejero delegado, Ignacio Mataix, y en el turno de intervenciones, ha tomado la palabra un representante del fondo Amber Capital, primer accionista de Prisa, que ha propuesto como asunto fuera del orden del día la destitución de los consejeros independientes Enrique de Leyva, Ana de Pro, Carmen Aquerreta y Alberto Terol

Precisamente este último, de manera preventiva, como ha admitido después, había presentado ya su renuncia con efectos de este viernes en la reunión del consejo de administración celebrada con anterioridad a la junta. Pese a esta circunstancia, la propuesta de su cese ha sido igualmente votada y aprobada con el apoyo del 53% de las acciones presentes o representadas en la junta. 

Una quinta independiente, también fuera

Idéntico porcentaje ha obtenido la aprobación de las otras tres propuestas de cese, ya que en todas ellas han unido sus fuerzas la SEPI, el grupo vasco Sapa y el propio Amber.

Pero, además, la junta también ha supuesto la marcha de una quinta consejera independiente, Isabel Torremocha, cuya reelección formaba parte de los puntos del orden del día de la asamblea. En su caso, también ha sido la unión de los tres accionistas citados a la hora de votar en contra la que ha impedido su continuidad en el órgano de gobierno de la empresa.

Compra por sorpresa 

Hace unos días, Amber sorprendió al mercado al declarar una participación significativa de Indra, de algo más de un 4%. El fondo cuenta con cerca de un 30% de Prisa, editora de El País y propietaria de la cadena Ser, entre otros medios, y mantiene una relación con el Gobierno que se ha ido estrechando con el paso del tiempo, especialmente desde que el hombre fuerte de la entidad en España, Joseph Oughourlian, decidiera hacerse con los mandos de la empresa y asumir en persona la presidencia. 

Un movimiento que llamó la atención y al que el propio Oughourlian trató de restarle importancia; en declaraciones a algunos medios, apuntó las bondades de Indra como inversión por tratarse de una empresa líder en un sector tan estratégico para un estado como es el de Defensa.

Una suma ajustada 

Sólo ha habido que esperar unos días para descubrir que algo más había detrás de la operación de Amber, en especial si se tiene en cuenta lo ajustado de las votaciones en los puntos clave, relativos a la composición del órgano de gobierno de la compañía. 

De acuerdo con los registros de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), la SEPI llegaba a la asamblea con algo más de un 25% del capital, aunque la autorización del Consejo de Ministros le permite llegar hasta el 28%, que fue lo que solicitó. A la vista ha quedado que el simple apoyo de Sapa podría ser insuficiente para satisfacer sus intereses.

Tensión en la asamblea

La propuesta de Amber ha generado momentos de tensión en la junta, ya que tras la intervención del representante del fondo tomaron la palabra los aun en ese momento consejeros Terol y De Leyva para manifestar su rechazado a esta maniobra. 

El primero ha recordado la oposición que mostraron los independientes a la designación de Murtra como ejecutivo cuando se articuló el relevo del anterior presidente, Fernando Abril-Martorell. “En todo momento hemos tratado de actuar como consejeros verdaderamente independientes, en defensa de los accionistas que no están representados en el consejo. Si finalmente se aprueba nuestro cese, que se hará porque se saldrán con la suya, habremos hecho algo que perjudica a la compañía; el gobierno corporativo no es ninguna broma”.

"Atropello"

Terol ha calificado la situación de “atropello” y ha pronunciado la frase “vencerán pero no convencerán”, atribuida a Miguel de Unamuno sobre el triunfo del bando nacional en la Guerra Civil.

Por su parte, Enrique de Leyva se ha limitado a señalar que “si esto va de que nos van a controlar, yo no quiero seguir. Soy muy complicadito”.