Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Prototipo de la nueva imagen de la marca de Mango / MANGO

La facturación de Mango cae el 22% por el cierre de las tiendas físicas

La compañía se anota un récord de ingresos en el canal online y obtiene un Ebitda positivo de 193 millones de euros, aunque pierde 110 millones

5 min

El impacto del coronavirus ha golpeado con dureza al sector textil. En 2020, Mango recortó sus ventas el 22,4% en términos interanuales como consecuencia directa del cierre o las restricciones de horarios y aforo aplicados sobre las tiendas físicas. En total, la compañía facturó 1.842 millones de euros, frente a los 2.374 millones del año anterior.

Pese a estos datos, la marca cerró el ejercicio con un Ebitda positivo de 193 millones de euros, muy cercano al cosechado en 2019 (194 millones). Sin embargo, el resultado bruto arroja unas pérdidas de 110 millones frente a unos beneficios de 41 millones el año anterior. La compañía achaca este resultado contable a los cambios introducidos por la ejecución de la normativa NIF-16.

Tirón del canal online

Durante el año pasado, las medidas sanitarias mantuvieron cerrados los establecimientos de Mango dos de cada diez días. El curso se dividió en cuatro etapas muy diferenciadas. En el arranque del año (enero y febrero), el grupo registró crecimientos de venta del 8%. Sin embargo, la primera ola (marzo-junio) obligó a clausurar todas las tiendas físicas, lo que provocó un roto del 43% en los ingresos. Posteriormente, la facturación se recuperó entre julio y octubre, aunque volvió a sufrir las restricciones con la llegada de la segunda ola en noviembre y diciembre, que coincidió con campañas comerciales importantes como el Black Friday o la Navidad.

Sin embargo, esta circunstancia favoreció el despegue del canal online, que llegó a suponer el 93% de las ventas durante este periodo. De hecho, la actividad del negocio digital ha supuesto el 42% de los ingresos totales de la empresa, tras crecer un 36% y alcanzar los 766 millones de euros. Con estas cifras, actualmente este canal representa el 42% del total de la facturación del grupo, un porcentaje muy superior al 24% de 2019.

Toni Ruiz (izquierda), consejero delegado de Mango / EP

 

Toni Ruiz (izquierda), consejero delegado de Mango / EP

Confianza en el digital

Toni Ruiz, consejero delegado de Mango, ha reconocido que 2020 ha sido "un año absolutamente excepcional e imprevisto para todos". "Gracias a la gran apuesta que Mango lleva haciendo desde hace veinte años en su canal online, hemos logrado que en 2020 haya representado el 42% del total de nuestra facturación, lo que es un dato extraordinario en nuestro sector y una gran ventaja competitiva para nuestra compañía”, ha destacado el directivo.

De hecho, la marca quiere alcanzar en 2021 los 1.000 millones de facturación por este canal y, para ello, cuenta con nuevos proyectos como la hiperpersonalización de la experiencia de navegación y la venta en todos los dispositivos.

Inversiones

La firma también está explorando el concepto phygital para crear una experiencia combinada de compra entre la presencia física y el entorno virtual, y ha ampliado el servicio Click & Collect de ocho a 17 países.

Además, la empresa acelerará su transformación digital con una inversión de 27 millones en proyectos relacionados con la digitalización. En esta estrategia se halla la ampliación del hangar de Palau-solità i Plegamans (Barcelona) para centralizar todo el área de I+D de la compañía.

Hacia un nuevo modelo

En cuanto al reparto de la facturación por áreas geográficas, la actividad internacional del grupo ascendió al 79% del total y el mercado español representó el 21%. Por líneas de negocio, Man, Kids y Violeta se mantuvieron en el 18% del total de las ventas. Actualmente, la textil se encuentra en plena expansión de su catálogo, con la voluntad de proporcionar una oferta integral a los clientes que incorpore nuevas categorías a través de un estilo común basado en los valores del Mediterráneo. A lo largo de este 2020, la compañía desplegará este nuevo concepto de negocio mediante el rediseño de algunas de sus tiendas físicas en Europa.

Por otro lado, la compañía ha comunicado que su deuda neta bancaria se ha reducido un 20%, hasta alcanzar los 156 millones de euros. De esta forma, Mango ha sido capaz de reducir su deuda neta por quinto año consecutivo, disminuyéndola cerca de un 20% (de 194 a 156 millones de euros).