Menú Buscar
Imagen de un establecimiento de Mango, que se estrena en el MARF / EFE

Mango se estrena en el MARF con un programa de pagarés por 200 millones

El grupo podrá financiarse durante los próximos 12 meses en el mercado de renta fija a través pagarés de empresa

3 min

El grupo textil Mango, a través de su compañía operativa Punto FA, ha registrado este jueves, 21 de noviembre, su primer programa de pagarés en el Mercado Alternativo de Renta Fija (MARF) por un importe de 200 millones de euros. El MARF, por su parte, ha informado en un comunicado que, con este nuevo mecanismo para la emisión de pagarés, Mango podrá financiarse durante los próximos 12 meses en el mercado de renta fija a través pagarés de empresa.

Se colocarán entre inversores profesionales, con nominales unitarios de 100.000 euros, y vencimientos de hasta 24 meses, y Banco Sabadell y Banco Santander participan como entidades colaboradoras de Mango para la colocación de los pagarés, que se emitirán con cargo al programa.

Saldo vivo

El mercado alternativo ha agregado que Banco Sabadell es el asesor registrado de Mango, mientras que Banco Santander actuará como agente de pagos del emisor, y J&A Garrigues será el asesor legal del emisor para el registro del programa de pagarés.

Mango plantea esta emisión como una diversificación de sus fuentes de financiación de circulante a precios más económicos. La previsión inicial de la compañía es tener un saldo vivo entre 25 y 30 millones.

Ahorro en el coste financiero

Según el director general de Mango, Toni Ruiz, “con este primer paso en los mercados de capitales, Mango continúa con el proceso de profesionalización y modernización de la compañía, que además de obtener un ahorro en el coste financiero, nos permite avanzar en la desintermediación bancaria y en la diversificación de fuentes financieras”.

Constituida en 1984, la compañía Punto FA de Mango se dedica al diseño, fabricación, distribución y comercialización de prendas de vestir y complementos. Por su parte, Mango ha reducido a la mitad su deuda financiera neta en los dos últimos años, al pasar de 617 millones de euros a 315 millones. Además, en diciembre de 2018 la compañía firmó un acuerdo de refinanciación hasta el año 2023 por valor de 500 millones, que incluye un tramo de circulante de 100 millones que la compañía todavía no ha utilizado.