Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Imagen de una nueva tienda de Mango / Cedida

Mango cierra sus tiendas en Rusia

La firma de moda de Isak Andic anuncia un "cese temporal de sus operaciones" y paraliza el envío de nueva mercancía hacia el país por las sanciones que pesan sobre Putin

4 min

Mango ha anunciado el cierre de sus tiendas en Rusia de forma inminente. "Por responsabilidad con nuestros 800 compañeros en Rusia, así como con nuestros franquiciados y partners, hemos tratado de proteger la operativa en el país hasta el último momento", señala la firma de moda creada por Isak Andic en un comunicado en el que no hacen ninguna mención directa a las sanciones impuestas por Occidente al Gobierno de Vladimir Putin, el principal motivo que fuentes próximas a la firma aseguran que ha propiciado la decisión. 

"Sin embargo, finalmente Mango ha tomado la decisión de cesar temporalmente sus operaciones en Rusia, cerrando sus tiendas propias y su plataforma online propia y paralizando el envío de nueva mercancía hacia el país", añade la multinacional. 

Cierra 55 tiendas propias y paraliza envíos

La decisión afecta de forma directa a las 55 tiendas con las que cuenta en territorio ruso. Se quedan al margen los 65 establecimientos que están abiertos en la federación bajo el modelo de franquicias, que podrán operar con normalidad "en función de su disponibilidad actual de stock". Por el momento, el grupo español no enviará nuevos productos al país. 

Isak Andic, director de Mango
Isak Andic, presidente de Mango

La empresa es la primera de la gran distribución que anuncia la cancelación de sus operaciones en Rusia. Lo hace una semana después de que empezara la invasión de Ucrania orquestada por el Kremlin. De hecho, Mango ha desarrollado acciones a favor de la república eslava que resiste bajo el liderazgo de Volodímir Zelenski, con un programa de ayuda al territorio. 

Ha realizado una "donación de 100.000 euros al Movimiento Internacional de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja" que trabajan en el país desde hace "casi ocho años de conflicto en la región del Dombás". "Los fondos irán dirigidos a impulsar una acción urgente para proporcionar servicios y atender a la población y reducir el impacto humanitario de esta crisis", añade. 

Garantiza la cobertura a sus empleados

También garantiza recursos a los empleados de Mango en el país donde cesan sus operaciones. “Por responsabilidad con nuestros 800 compañeros en Rusia, garantizaremos la cobertura y el apoyo a nuestros empleados durante los próximos meses”, manifiesta el grupo. Un mensaje similar al que ha lanzado a sus trabajadores ucranianos, donde el cierre ha sido inevitable tras la agresión militar rusa.

Mango ha puesto en marcha el acompañamiento de equipos locales a todos los colaboradores y familiares, apoyo económico y ayuda a todos los partners de Ucrania y Rusia. Asimismo, se ha puesto "a disposición de diferentes organismos y entidades con el objetivo de donar ropa en respuesta a la crisis de refugiados, un material que la compañía podría hacer llegar donde fuera necesario". Todo ello, en concepto de una ayuda humanitaria que se hace más necesaria que nunca a medida que la guerra se prolonga.