Menú Buscar
Una oficina del grupo financiero suizo UBS, que analiza el desplome económico por el coronavirus / EFE

¿Qué magnitud y duración tendrá el desplome económico?

Los bancos internacionales envían partes de urgencia diarios a sus grandes clientes para informarles de los últimos sucesos ante el caos

4 min

Los bancos de administración de patrimonios están cursando notas informativas cada día a sus clientes con las noticias económicas y las previsiones del impacto del coronavirus en los mercados mundiales.

El grupo financiero suizo UBS advirtió ayer a sus clientes de que los gobiernos europeos no están cogiendo el toro por los cuernos ni adoptando medidas suficientes para contener la propagación del virus.

Caída de la bolsa

La tardanza de los ejecutivos para abordar la crisis ha sido, según el gigante helvético, el desencadenante de los brutales desplomes bursátiles en todos los países afectados por el brote de coronavirus.

La pregunta clave en estos momentos es qué magnitud y duración tendrá la crisis en ciernes. Los analistas de UBS estiman que si las empresas y los inversores pueden mantenerse a flote durante el cierre temporal, el declive económico probablemente sea superficial y las bajas tasas de interés pueden propinar un fuerte impulso a una recuperación rápida.

Aluvión de quiebras

“Por el contrario --escribe Mark Haefele, jefe de inversiones globales de UBS-- el escenario de riesgo radica en que los problemas de tesorería de las empresas conduzcan a quiebras generalizadas y a un mayor desempleo "y originen así un derrumbe más sostenido de la demanda”.

En su opinión, la probabilidad de que semejante hipótesis se materialice dependerá de dos factores. De un lado, el éxito que logren las medidas de contención. De otro lado, la eficacia de los estímulos fiscales y monetarios.

“Los anuncios diarios de nuevas restricciones sobre la circulación de personas y sobre las empresas suponen a todas luces un freno a la economía –señala Mark Haefele–. Pero el ejemplo de China sugiere que tales esfuerzos de contención pueden resultar eficaces”.

El ejemplo chino

China ha informado de que 5 millones de personas perdieron su empleo en los dos primeros meses del año. Además, las ventas minoristas en el gigante asiático registran una caída interanual del 20,5%. Pese a ello, los nuevos contagios se han frenado en seco y el virus parece ahora estar contenido, por lo que la actividad está entrando en una fase de recuperación.

Según datos del Gobierno chino, la tasa de reanudación laboral se sitúa en torno del 60% en el caso de pequeñas y medianas empresas y es significativamente más elevada en el caso de las grandes compañías.

Confinación en Italia

En cuanto a Europa, según UBS todavía es muy prematuro para afirmar que las contundentes políticas de Italia están frenando la infección. Sin embargo, el domingo se registró un incremento de solo un 3% de los casos reportados en la ciudad lombarda de Lodi, que fue una de las primeras en imponer restricciones a finales de febrero. La tasa diaria de crecimiento en Lodi se disparó hasta el 45% el 1 de marzo.

“Habrá que esperar cerca de dos semanas para que haya indicios claros de la eficacia que tengan las limitaciones sobre empresas e individuos. El escenario de riesgo reposa en que tales restricciones deberán intensificarse o prolongarse para lograr controlar el brote”, afirma el banco suizo.

La nota termina destacando los multimillonarios paquetes de ayudas que los gobiernos occidentales movilizan a marchas forzadas. Pero estima que se pueden quedar cortos. “Quizás tengamos que observar un compromiso ilimitado de los gobiernos para asistir de efectivo a compañías y particulares por el brote de Covid-19” --apostilla UBS--.