Menú Buscar
La Gran Vía de Madrid iluminada por las luces de Navidad / EFE

Madrid y el turismo rural tirarán de la ocupación hotelera en el puente de la Constitución

Cataluña se resiente por la inestabilidad como sucedió en octubre y deposita sus esperanzas en las pistas de esquí

02.12.2017 00:00 h.
3 min

Madrid y el turismo rural tirarán de la ocupación hotelera en el puente de la Constitución.

En la capital de España, este sector rozará el 90%. La ciudad se verá beneficiada por la incertidumbre política de Cataluña, comunidad que perderá fuelle respecto a años anteriores agraviada por el descenso del 5% en octubre.

La Asociación Empresarial Hotelera de Madrid (AEHM) calcula que entre el miércoles 6 y el domingo 10 de diciembre "habrá muy buenas cifras". "Suelen ser días positivos por la atracción que genera la decoración navideña, el encendido de las luces y la oferta de ocio", destacan fuentes de la organización hotelera madrileña.

Madrid, la preferida

Las cifras también se ven refrendadas en un informe de la agencia de reservas de viajes online Rumbo. Según sus datos, Madrid es el destino preferido por los españoles para pasar el puente de diciembre. Por detrás de la capital se sitúan Tenerife, Sevilla, Granda y Barcelona, que hasta hace poco tiempo lideraba las peticiones.

El precio medio de una reserva hotelera para estos cuatro días festivos en Madrid es de 164,88 euros por persona. El importe ha aumentado un 30% respecto a 2016.

El turismo rural al 65%

Para el puente, otra de las apuestas de los viajeros españoles serán las escapadas rurales. Alcanzarán una media de la ocupación del 65%. La Rioja es la comunidad autónoma más reservada, con un 85%. Le seguirán el País Vasco y Navarra, con un 84% y 83% respectivamente, según los datos del buscador Toprural.

"Estas fechas son una buena fuente de ingresos. Las altas cifras son un buen colofón para cerrar 2017", argumenta el dircom de la compañía de reservas, Joseba Cortázar.

La nieve tira de Cataluña

Cataluña solía anotarse los primeros lugares en este ámbito turístico, pero ha perdido fuelle con el procés y el posprocés. Cerrará el puente con una ocupación del 60%, por debajo de la media española.

El turismo de esquí es el que mayores expectativas genera en la autonomía. El desplome inesperado de las temperaturas, la calidad de la nieve y la temprana apertura de las pistas apuntan a una buena campaña: “El año pasado estábamos en un 60% de la ocupación y éste, si hay suerte, llegaremos al 100%”, explica el presidente del Patronato de Turismo de la provincia de Lleida, Juli Alegre.

¿Quiere hacer un comentario?
Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información