Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Los elevados precios de la luz complicarán el verano con el uso masivo del aire acondicionado / EP

La luz se dispara sin control: hacia el verano más caro de la historia

Los precios de la electricidad registran cotas superiores a las de la tormenta Filomena, con temperaturas estables y con una demanda inferior a la de los últimos años sin pandemia

7 min

El mercado eléctrico está desbocado en la recta final de un mes de mayo en el que los precios han ido en aumento sin solución de continuidad. Sin embargo, nada comparable a lo sucedido en los últimos días, en los que se registran precios incluso superiores a los que se dieron a comienzos de año, en medio de la célebre tormenta Filomena. La cotización en el mercado de futuros y el previsible incremento del consumo con la llegada de las altas temperaturas apuntan a un verano muy complicado para los bolsillos de los consumidores.

El precio medio de la electricidad en España será este viernes de 88,95 euros por megawatio/hora. Por tercer día consecutivo, el mercado mayorista ofrece una cifra superior a los 80 euros; por cuarto día seguido, por encima de 75 euros. Números del todo inéditos a estas alturas del año y sin un fenómeno atmosférico que lo justifique.

Un 70% más que en 2019

Para hacerse una idea de la magnitud de estos guarismos, los precios que marca actualmente el mercado se sitúan un 70% por encima de los registrados en las mismas fechas de 2019 (es decir, en la última semana de mayo y en días de lunes a viernes); y superan en casi un 40% los de 2018, un ejercicio en el que los precios de la energía fueron notablemente elevados.

Al margen queda la comparativa con el pasado año, dadas las excepcionales circunstancias que se daban, aun en mitad del primer estado de alarma y sin apenas haber iniciado la desescalada de las medidas restrictivas como consecuencia del coronavirus.

Los mismos precios que con Filomena...

El paralelismo resulta casi más impactante en relación con los precios registrados a comienzos de año, debido a la ola de frío consecuencia de la tormenta Filomena, que derivó en bajas temperaturas que no se registraban desde hace varias décadas. Por ejemplo, el precio medio fijado para este viernes es prácticamente idéntico al que el mercado mayorista registró el pasado 7 de enero, un día antes de que se iniciara la gran nevada de aquellos días (por entonces, 88,93 euros por Mw/h).

En aquel contexto, el máximo se dio precisamente el día 8 de enero (94,99 euros por MW/h), cerca de un 7% por encima del de este viernes. Una diferencia que no se antoja exagerada, si se tiene en cuenta que las circunstancias climatológicas de ambas épocas no guardan ninguna relación. Durante los días siguientes, los precios se situaron por debajo de los registrados en la actual semana.

Torres de electricidad, a través de las cuales llega el fluido eléctrico / CG
Torres de electricidad, a través de las cuales llega el fluido eléctrico / CG

... con un 25% menos de demanda

Sin ir más lejos, una de las evidentes diferencias es la referida a la demanda de electricidad y el consumo. En aquellos días de enero se registraron las cifras más elevadas de todo el año. Según los datos de que dispone Red Eléctrica, la hora de máxima demanda en lo que va de 2021 fueron las 14:00 horas de aquel 8 de enero, con 41.445 Mw/h. La de este jueves a la misma hora ha sido un 25% inferior.

También aquel día se registró el máximo anual de potencia instalada, por encima de 42.200 Mw.

La subida del gas

Queda de manifiesto que no se dan circunstancias climatológicas que justifiquen un incremento del consumo en esta época, en la que las temperaturas que se están dando son similares a la de años precedentes. El mercado tampoco se encuentra condicionado, como ha sucedido en otros escenarios de tensiones de precios, por hechos como una mayor importación de energía de la vecina Francia como consecuencia de parones en sus centrales nucleares.

Los expertos atribuyen este comportamiento al notable incremento de los precios del gas natural (superiores al 30% en apenas dos meses), materia prima que interviene en el proceso de generación eléctrica en los ciclos combinados. Y también a que el coste de los derechos de emisión de CO2 se ha disparado, aunque su influencia en el mercado va en descenso debido a que el porcentaje de electricidad que se genera sin emisiones (tanto a través de renovables como de las centrales nucleares) se aproxima al 80%.

Aire acondicionado

Lo cierto es que el mercado de futuros no augura un panorama demasiado distinto para los próximos meses, para los que marcan precios medios por encima de 70 euros por Mw/h. El incremento acumulado del precio de los futuros desde que comenzó el año supera ampliamente el 50%.

Con la llegada del verano y las consiguientes altas temperaturas, el consumo se eleva debido al empleo masivo de sistemas de refrigeración y aire acondicionado. Una circunstancia que contribuirá a añadir tensión al mercado mayorista, lo que inevitablemente tendrá su correlato en el recibo de la luz para aquellos consumidores que estén en el mercado regulado.

El nuevo recibo

La circunstancia llega en un momento especialmente inoportuno para la estrategia del Gobierno, que introduce precisamente a partir de la semana que viene un nuevo sistema de precios, por franjas horarias, para este mercado regulado. Si los precios siguen tan elevados, el consumidor no podrá apreciar la diferencia con el sistema anterior e incluso lo más probable es que el recibo se encarezca de forma notable.

Toda esta tormenta perfecta podría derivar en un verano con precios récord de la electricidad. Algo que, frente a lo sucedido en enero, ahora pasa desapercibido debido a que no se dan fenómenos atmosféricos adversos. Otra historia será cuando comiencen a llegar los recibos.