Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Imagen de una de las plantas de derivados de óxido de etileno de la factoría de Lqoxe en La Canonja: la plantilla irá a la huelga / LQOXE

La plantilla de Iqoxe irá a la huelga ante el bloqueo de las negociaciones por el convenio

El Departament de Treball ha convocado a trabajadores y empresa a una mediación el 29 de marzo, un día antes de la fecha convocada para el paro

3 min

El comité de Iqoxe ha convocado huelga el próximo martes, 30 de marzo, ante el bloqueo de las negociaciones del convenio laboral del grupo. La plantilla acusa a la dirección de enrocarse en sus planteamientos iniciales y de negarles de forma sistemática una respuesta a las demandas planteadas por los sindicatos. “Un escenario que nos lleva de nuevo al conflicto”, avisan los representantes de los trabajadores. 

CCOO de Industria ha comunicado que apoya los paros en la química. Exige a la dirección de la fábrica de derivados de óxido de etileno en La Canonja (Tarragona) de un cambio en su posicionamiento en la negociación. Entre las reclamaciones más importantes que reivindican está la contratación de personal para incrementar la mano de obra y equiparar las tablas salariales al convenio general de la química.

El Departamento de Trabajo ha fijado ya el encuentro de mediación entre las partes para evitar la huelga. La reunión tendrá lugar el lunes 29 de marzo.

Plantilla bajo mínimos

La plantilla de Iqoxe denuncia que después de la explosión mortal que tuvo lugar en La Canonja, siguen bajo mínimos. Aseguran que las cargas de trabajo que soportan por la falta de mano de obra explicaría, en gran medida, este inicidente. Hecho que también investiga la justicia. Por todo ello, son claros en las iniciativas que quieren incluír en el documento marco que regula las relaciones laborales en el grupo. Denuncian, asimismo, que la dirección encabezada por José Luís Morlanes solo facilita fichajes en la dirección de la química, no en las plantas de producción. 

El pasado 14 de enero se cumplió un año de la explosión mortal en la planta de derivados de óxidos de etileno de Tarragona. Costó la vida a tres personas y provocó ocho heridos y numerosos daños materiales. A mediados de febrero, la Generalitat autorizó que recuperase la actividad tras hacer una revisión a fondo de las medidas de seguridad en la compañía. Ahora, debe hacer frente al conflicto laboral que ha eclosionado en plena Semana Santa.