Menú Buscar
Una manifestación de los trabajadores del Metro de Barcelona, los reyes magos de la ciudad y una boca de entrada al suburbano de la ciudad / FOTOMONTAJE DE CG

Los trabajadores del Metro amenazan con el boicot en la cabalgata de reyes

El malestar de la plantilla con el Ayuntamiento de Barcelona por el enésimo encalle de la negociación también se traslada en las primeras peticiones de huelga para el próximo MWC

4 min

Los trabajadores del Metro de Barcelona amenazan con convocar una nueva huelga de servicio el próximo cinco de enero durante la cabalgata de reyes en la ciudad. Sería el primer parón en el suburbano de la capital catalana e inauguraría un nuevo ejercicio movido en un conflicto laboral que se arrastra desde hace más de un año, en el que la plantilla acusa a la dirección de Transportes Metropolitanos de Barcelona (TMB) de dinamitar todos los acercamientos que les han ofrecido para solucionarlo y al ayuntamiento liderado por Ada Colau de permitirlo.

El último, la petición de retirar cuatro multas y cerrar otros ocho expedientes por la presunta responsabilidad de doce empleados de retrasos en las líneas que se consideran huelga encubierta. La petición se formalizó el pasado 30 de noviembre y, por el momento, nadie en los despachos de la empresa pública o la dirección del consistorio ha respirado para dar una respuesta formal al comité de empresa.

La plantilla está de nuevo crispada

Todo ello ha crispado de nuevo a los empleados que habían decidido aparcar las convocatorias de huelga e intentar buscar un entendimiento para renovar el convenio colectivo del grupo. Reconocen que existe el desánimo por el poco impacto que han tenido los trece parones que realizaron a lo largo del pasado ejercicio. No desencallaron la negociación, la repercusión económica media supera los 1.000 euros, ha puesto a los usuarios en su contra e incluso propició la renuncia de la comisión negociadora.

El sindicato con mayor representación, CGT, está inmerso en una crisis interna y en las asambleas se vota en urna para garantizar que cada trabajador apoya las medidas que quiere con total libertad.

Amenaza con parar en el MWC17

Pero los gestos de la empresa y el Ayuntamiento han sido nulos en las últimas semanas. El comité de empresa, que ha conseguido renovar las caras de la comisión negociadora y ha pactado la unidad de acción, ha convocado una nueva junta el próximo 22 de diciembre en la que se planteará recuperar el calendario de protestas si se mantiene el silencio administrativo.

Protestas, en plural. Y es que un grupo de trabajadores del Metro pide que se plantee ya la huelga para la próxima edición del Mobile World Congress (MWC) que tendrá lugar del 27 de febrero al 2 de marzo en Barcelona.

GSMA avisó de que no soportará un nuevo colapso

El congreso del móvil atrajo a más de 100.000 personas en la edición de 2016 y dejó un impacto de más de 460 millones a la ciudad, además de seguir como el principal sustento económico de Fira Barcelona. Pero el organizador del evento, la todopoderosa patronal del sector GSMA, radicada en Londres, ya avisó de que no soportará un nuevo colapso del transporte público y está en juego el contrato vigente hasta 2023, aunque tiene intención de cumplirlo.

El comité de empresa avisa a TMB y a Colau: febrero está a la vuelta de la esquina y un conflicto laboral como el que se vive en Metro de Barcelona no se resuelve en una semana. Pero sin el gesto de retirar los 12 expedientes no se retomará la negociación. La pelota está de nuevo en el tejado del ayuntamiento.