Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Imagen de uno de los pabellones de la edición de 2016 del MWC de Barcelona.

Los nuevos sistemas de pago son cada vez más personalizados

Las transacciones sin contacto ya son una realidad en los dispositivos y se extienden a otros campos, como la automoción, con el reto de adaptarse al uso de los clientes

5 min

La esperada revolución de la tecnología móvil en las finanzas es ya una realidad. Fabricantes, operadoras y bancos se han apresurado a implementar soluciones de pago sin contacto (contactless) en sus productos que son cada vez más sofisticadas y transversales, tal y como se ha visto en el Mobile World Congress (MWC) de Barcelona.

El reto actual es acabar de perfilar la seguridad de las transacciones, ya que son blanco de ataques en la red, adaptar el servicio al uso y dar otros pasos en campos adyacentes como la automoción.

Los fabricantes de vehículos --al menos los grandes grupos que han estado presentes en la feria tecnológica-- incorporan en los prototipos opciones para comprar, directamente, desde el propio coche. Entradas para el cine, pases para museos o incluso una prenda de ropa que guste de un escaparate en concreto, entre otros.

Servicio personalizado

El NFC, la tecnología que se usa para ello, ya está rodada. Es la misma que usa, por ejemplo, Vodafone wallet para facilitar la compra de títulos de transporte. Y si el dispositivo no está adaptado, grupos como Visa facilitan stickers con chips que permiten pagar con el móvil (o dónde se pegue).

Tras el avance en la forma de pagar, llega la hora de la segunda gran revolución en el sector: el de los servicios personalizados. Caixabank ya se ha enfocado a este mercado con ImaginBank, su cartera de servicios para millenials que se presentó este miércoles a los asistentes del MWC.

Firmas como Oracle, por ejemplo, presentan en Barcelona una plataforma que han desarrollado para gestionar distintas funcionalidades del llamado Internet de las Cosas, la conexión entre máquinas, en las que se incluyen transacciones económicas. Se enfoca en el campo de los seguros a partir de una pregunta: ¿por qué deben pagar lo mismo todos los clientes de un servicio si su uso es distinto?

Cambio en los seguros

Implica grandes campos, por ejemplo, en las compañías de alquileres de vehículos. Si existe una tecnología (el Internet de las Cosas) en la que queda reflejada la velocidad, la fuerza con la que se aprieta el acelerador o las veces que se cambian las marchas, entre otras, se podrá adaptar el recargo aplicado en concepto de seguro del automóvil.

De este modo, la factura es sobre la forma de conducir de la persona. Esto podría ser extensivo a seguros de vehículos de particulares, de hogar o a los médicos, aunque la innovación que se plantea en el MWC en el campo de la sanidad pasa más por el control de los profesionales de forma remota.

Intercambio de dinero entre países

De forma paralela a esta innovación discurre el aterrizaje del pago contactless en países emergentes. El negocio bancario no está tan extendido en estos territorios y soluciones como las que ofrece la colaboración de MPower y Oxigen, que participan en el MWC de la mano del Gobierno de la India, tienen un impacto realmente social.

Con 25 millones de usuarios entre su país de origen y África (empezaron en Sur África y quieren abrir mercado en otros 17 países del continente hasta 2017), el portavoz de ambas firmas indica que hay dos perfiles de usuarios muy diferenciados. El primer grupo es el de hombres jóvenes de entre 18 y 35 años, estudiantes o jóvenes ejecutivos que han adoptado la solución de pago sin contacto con el dispositivo móvil como un elemento más de su día a día y de forma más rápida que en Occidente, dado que tienen más difícil acceder a un cajero automático.

También existen clientes que usan los terminales casi como una oficina bancaria sin gastos de infraestructura. Reciben a sus propios clientes que quieren mandar cantidades en efectivo a través de datafonos u otros terminales a otras partes del país. Algo habitual entre emigrantes --“en la India mucha gente va de los pueblos a la ciudad por las oportunidades de empleo”, relata el portavoz-- o entre desplazados de países de alrededor.

Pago por SMS

El avance de los pagos a través del NFC no ha dejado a la cuneta las transacciones vía SMS, las decanas del sector. Cada vez son menos los que usan este tipo de tecnología, aunque firmas como la suiza NTH aseguran que aún tienen recorrido para las transacciones de capitales entre países.

Bajan los usuarios, pero se resisten a desaparecer.