Menú Buscar
Los castillos del marqués de Ciutadilla (i) y el del conde de Castilnovo (d) / FOTOMONTAJE DE CG

Los hermanos ‘marqueses’ que reforzaron el capital de su sociedad anónima

Joaquín y Antonio Sagnier y Taramona, marqués de Ciutadilla y conde de Castilnovo, inyectan más de tres millones de euros en una firma operativa

2 min

El marqués de Ciutadilla (Lleida) y el conde de Castilnovo (Segovia), los hermanos Joaquín y Antonio Sagnier y Taramona, respectivamente, han reforzado el capital de una sociedad anónima en la que comparten la administración: Lamansesca.

A pesar de que dicha firma está constituida como sociedad anónima (SA), la empresa funciona como patrimonial en una de las familias más nobles de Cataluña.

Operación mercantil

La operación societaria ha sido compleja. En primer lugar, se modificaron los estatutos de la compañía con el objetivo de prorrogar el plazo para el desembolso de los dividendos pasivos pendientes de liquidar. Es decir, aquel capital que los socios de la firma se comprometieron a aportar, pero aún no se han abonado. En el caso de la firma de los nobles alcanzan los 45.075,8 euros.

Solucionado este paso, los Sagnier y Taramona ejecutaron una ampliación de capital con la que reforzaron los fondos de la sociedad hasta los 3,39 millones de euros, según datos del Registro de lo Mercantil.

Marquesado de Sentmenat y su polémica

Joaquín y Antonio Sagnier son los hijos mayores de Joaquín Sagnier de Sentmenat, marqués de Sentmenat. Es uno de los títulos nobiliarios más antiguos del país, ya que fue concedido por Carlos II en 1699 y la última sucesión se firmó en marzo de 1994.

En los últimos años, ha estado presente en algunos escándalos en su territorio de referencia, ya que la familia noble había ejecutado sus derechos dinásticos para recibir una parte de las transacciones inmobiliarias que se habían efectuado. Los vendedores se llevaron más de una sorpresa al tener que liquidar viejos censos enfitéuticos para poder completar la operación.