Menú Buscar
Gonzalo Gortázar (derecha), consejero delegado de Caixabank, y Alfonso Maristany (izquierda), presidente del Círculo Ecuestre.

Los dos retos de Caixabank: rentabilidad y reputación

Gonzalo Gortázar, consejero delegado, indica que tienen margen para resistir a la política de tipos bajos porque la mitad de su resultado se consigue fuera del negocio bancario al uso

2 min

“No estamos ni en rentabilidad ni en reputación donde queremos”, reconoció este miércoles el consejero delegado de Caixabank, Gonzalo Gortázar, ante el empresariado de Barcelona reunido en el Círculo Ecuestre. Esta es la herencia de la crisis, un período en el que el sector financiero fue señalado como culpable de la situación económica global y aún no se ha sacado la etiqueta.

Se trata de una asignatura pendiente a la que le quedan años para resolver, según el banquero. Tampoco espera una solución a corto plaza a la política de tipos bajos impuesta por parte del Banco Central Europeo (BCE). Gortázar manifestó que la política monetaria impulsada por Mario Draghi “hasta ahora se ha hecho bien”, pero que está “al límite”. La rentabilidad del negocio bancario está en entredicho en la situación actual y bajar a tipos negativos la condenaría.

Posición más competitiva

Gortázar explicó que Caixabank tiene una posición más competitiva que otras entidades porque su exposición al negocio bancario tradicional es menor. Incidió en una idea que ya remarcó en la presentación de los resultados del primer trimestre: “La mitad de nuestro resultado neto vienen de las actividades asociadas”.

Caixabank obtiene el 48% de sus beneficios de prestar dinero; otro 29% a través de las actividades de seguros (Vidacaixa reforzó su negocio consolidado en 2015 con una cuota del 14,1% del mercado y 85,9 millones de euros de ganancias netas consolidadas); Caixacard y Comercia Global Payaments, sus soluciones de pago, supone otro 14% del resultado final; Consumer Financer y MicroBank, que se quedan fuera del negocio financiero tradicional, otro 5% y el 4% restante se obtiene por la actividad de Asset Management.

“Somos un grupo financiero global”, sentenció Gortázar, que también recordó que su actividad revierte 500 millones de euros en la sociedad. Ahora, el reto es recuperar la rentabilidad a medio plazo.