Menú Buscar
Un hombre sacando dinero del cajero automático de un banco

Los bancos han triplicado las comisiones que cobran por sus cajeros

Las tarifas aplicadas a los bancos de los no clientes han subido entre 1,15 y 1,35 euros, aunque es pronto para determinar un impacto sobre los particulares

Redacción
3 min

La comisión que las entidades bancarias propietarias de los cajeros cobran a otras entidades por el uso que hacen sus clientes se ha triplicado al pasar de los 0,65 euros a los entre 1,80 y 2 euros actuales, según el primer informe de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC).

La CNMC indica, no obstante, que no tiene constancia de que se haya producido un incremento de comisiones a los clientes de dichos cajeros, si bien indica que dado el "escaso tiempo" transcurrido desde que en marzo entrara en vigor el nuevo modelo y la "gradualidad" de su impacto, aún es pronto para saberlo.

Cambio de modelo

En marzo de 2015 se produjo un cambio en la operativa de las redes de cajeros, pasando de un sistema multilateral en el que las entidades acordaban compartir su red de cajeros a cambio de una tasa previamente pactada entre ellos, a otro en el que cada entidad o grupo de entidades cobra al resto una comisión que unilateralmente decide por el uso de su red.

Según el análisis de la CNMC, este nuevo modelo podría favorecer a las entidades con grandes redes de cajeros, que tendrían libertad para cobrar por el uso de las mismas a terceras entidades financieras en lugar de depender de los citados acuerdos multilaterales.

¿Y el usuario final?

De hecho, han triplicado la tasa que les cobran (desde los 0,65 euros hasta los 1,80/2 euros) y aunque aún es pronto para evaluar el efecto sobre los usuarios finales de los cajeros, la CNMC advierte de que es de esperar que la firma de alianzas entre entidades con menores redes y el uso de redes propias, "neutralice estos efectos".

De esta forma, afirma que si se confirma el repliegue de los usuarios a la red de su propio banco, que es gratuita, la nueva situación no les supondría un incremento de sus costes, pero si esta red es reducida podrían verse obligados, antes o después, a recurrir a los cajeros de otras entidades, con la posible repercusión de la comisión que paga su entidad bancaria a la propietaria del cajero.

Además, apunta que si se produce una elevación generalizada de las comisiones por uso de cajeros ajenos, afectaría "con más intensidad" a los bancos con menor red y a sus clientes. No obstante, reitera que "no hay constancia de que esta situación se haya producido hasta el momento".