Menú Buscar
Manuela Carmena, durante un acto oficial en Madrid esta semana.

Los arquitectos de Madrid leen la cartilla a Manuela Carmena

El Colegio defiende el proyecto Castellana Norte ante la oposición del Ayuntamiento

I.J./Redacción
2 min

Los arquitectos de Madrid han leído esta semana la cartilla al gobierno municipal de Manuela Carmena. Los decanos del Colegio de Arquitectos y de la Escuela Técnica Superior de Arquitectura de la capital (COAM) ha defendido el proyecto urbanístico Castellana Norte en una sesión privada de trabajo con el consistorio, según ha podido saber Crónica Global.

El intercambio de pareceres se ha producido en la segunda mesa de trabajo sobre la intervención, que busca prolongar el Paseo de la Castellana otros 3,7 kilómetros. “Los dos encuentros se han celebrado en el Palacio de Congresos. En el segundo, los decanos del Colegio de Arquitectos y de la Escuela Técnica Superior de Arquitectura de Madrid han defendido el plan”, ha señalado uno de los asistentes.

Jarro de agua fría

La toma de posiciones ha caído mal en la mesa de participación, que preside José Manuel Calvo, concejal de Desarrollo Sostenible por Ahora Madrid. El edil del equipo de la alcaldesa Manuela Carmena ha comunicado que no ve la intervención “ni razonable ni sostenible”, y propone reducir su edificabilidad.

 

 

El parecer del electo choca con los planes de los promotores, la sociedad Distrito Castellana Norte, participada por BBVA y Constructora San José. La empresa ha defendido públicamente que no acometerá el plan si no se aprueba la normativa ad hoc antes del 31 de diciembre del próximo año.

Pulso

En el trasfondo del proceso participativo subyace un pulso. El gobierno de Ahora Madrid quiere recortar el proyecto, que transformará 3,1 millones de metros cuadrados, incluyendo el cubrimiento de 25 hectáreas de vías. La inversión total se cifra en 6.000 millones de euros. 

Para imponer su agenda, Ahora Madrid busca recabar el apoyo vecinal, con una mesa de trabajo con fuerte presencia de asociaciones. Las sesiones participativas cortocircuitan la vía de diálogo que ya han explorado los promotores, con una mesa vecinal permanente y feedback de 7.000 vecinos.