Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Imagen de la fachada del Gran Teatre del Liceu de Barcelona / CG

El Liceu logra el equilibrio económico de la temporada por las aportaciones de la administración

El mecenazgo ha sido el mayor impulsor de ingresos, junto a los extraordinarios de las instituciones, en un año marcado por el Covid

5 min

El Gran Teatro del Liceu de Barcelona acaba la temporada 2020-2021 con un equilibrio económico, tras un año marcado por la crisis sanitaria del Covid-19. En este sentido, el gran escenario barcelonés logró unos ingresos de 38,9 millones de euros, de los cuales 6,4 millones proceden de mecenazgo y 1,5 millones de aportaciones extraordinarias de las administraciones públicas.

Inicialmente se estimó que las ganancias debían ser de 5,5 millones de euros más, es decir, superando la barrera de los 40 millones. No obstante, el presupuesto inicial estimaba que habría un aforo del 50% hasta noviembre de 2020, con un aumento progresivo de la ocupación hasta llegar al 100% de la sala en junio de 2021. La realidad ha sido que las restricciones del Govern han limitado la mayoría de las funciones de ópera, danza y conciertos-recitales al 55% del total con un máximo de 1.000 personas, y tan solo en un 20% de las representaciones se ha podido alcanzar el 70% de las butacas. De hecho, el Liceu puso el tope del 63% de personas en sala para mantener la distancia de seguridad entre espectadores.

Apoyo y adaptación a la pandemia

El Liceu ha recibido el apoyo de las empresas, los benefactores y los abonados, quienes han mantenido sus aportaciones en 6,4 millones de euros, que demuestran la confianza en el proyecto artístico del teatro. No obstante, esto no fue suficiente para dar la vuelta al presupuesto, y la pandemia junto a las restricciones del Govern obligó a cancelas 36 funciones (el 21% del total) y tan solo se han podido mantener 133 (el 79%) durante la temporada 2020-2021.

Según explica el propio teatro, el Liceu “ha transcendido por su programación de calidad y por su excepcionalidad de continuar generando cultura en ese periodo” en el que la mayoría de los grandes escenarios europeos habían cerrado. Algunos de los países que la institución asegura se han interesado por sus protocolos de seguridad son Francia, Italia, Suiza, Alemania y el Reino Unido.

Cifras de ocupación 2020-2021

La temporada 2020-2021 ha cerrado con cerca de 123.500 espectadores que han acudido al Liceu para disfrutar de sus interpretaciones. Esta cifra supone, aproximadamente, la mitad que antes del Covid. No obstante, y a pesar de la reducción de aforo impuesta por las administraciones, se han vendido el 91% de todas las entradas ofertadas para las diferentes interpretaciones del teatro.

Respecto a la ocupación por salas, se logró completar el aforo en el 92% en ópera u conciertos-recitales en la sala grande, otro 96% en danza y conciertos en otros espacios --Foyer, Saló dels Miralls y Plaça Reial-- y del 87% en los títulos del Petit Liceu. La próxima temporada, marcada por la celebración de los 175 años del teatro y una programación especial, ha comenzado con buen pie y se han agotado las entradas para el concierto inaugural de Sandra Radvanovsky y Piotr Beczala en la ópera Il trovatore, el balet del Lago de los Cisnes y el concierto de Romeo y Julieta de Prokófiev dirigido por Josep Pons.

Perfil y edad del público

El Liceu ha mantenido esta temporada la media de edad de su público en 53 años. Igual a la anterior, aunque la media de los abonados se sitúa en 63 años y la de los espectadores no abonados en 43. Esto representa que el perfil de personas que acuden al teatro sin tener un abono sigue en descenso, con un promedio de cuatro años menos que en el curso 2019-2020.

El público, además, tiene diferentes procedencias durante este año. El 60% proviene de la ciudad de Barcelona, el 12% del área metropolitana, el 17% del resto de la provincia, el 6% del resto de Cataluña y un 5% es turista, del resto de España o extranjero. Para la próxima temporada el Liceu crece en 2.300 nuevos abonos a sus espectáculos.