Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Jaume Roures, cofundador de Mediapro / EP

La Lega también pone en serios aprietos a Roures

La patronal del fútbol italiano se suma a la Liga francesa y exige 460 millones de indemnización a Mediapro por rescindir el contrato por los derechos televisivos

4 min

La Lega va a la guerra contra Jaume Roures. El empresario catalán afronta una crisis que si no soluciona a tiempo podría desembocar en su salida del negocio de la venta de derechos audiovisuales del fútbol. Incluso hay quien apuesta porque la UEFA podría vetarle para su próximo concurso de la Champions.

La Liga italiana de fútbol exige 460 millones de euros a Mediapro por daños y perjuicios después de que el contrato por derechos televisivos fuese rescindido por la patronal italiana al no haber presentado el empresario catalán la garantía necesaria con la que respaldar los pagos, arrancando también un nuevo concurso. Roures justiticó su intención de renegociar a la baja los derechos de retransmisión porque considera que las condiciones actuales son muy diferentes a causa de la crisis provocada por el coronavirus.

Un contrato de más de 3.000 millones

El contrato se firmó en marzo de 2018 por 1.050 millones de euros por cada una de las tres temporadas que abarcaba el acuerdo, pero apenas dos meses después la Lega se echó atrás al no poder ofrecer Mediapro las garantías financieras que le exigían los dirigentes italianos.

Entonces, la empresa de Roures reclamó la devolución de 52 millones de euros adelantados con la firma del convenio más 210 millones de indemnización, a lo que la la patronal del fútbol italiano decidió contraatacar acudiendo a los tribunales para que respaldara su decisión y exigir una indemnización, que no sería inferior a 194 millones de euros.

Juicio inminente

Después de varios aplazamientos, el 1 de diciembre es la fecha prevista para que se celebre en el Tribunal de Milán la audiencia en la que se dirimirá este contencioso.

No es la primera vez que Roures debe frontar conflictos similares. Hasta el punto de que se le están acumulando los litigios con diferentes ligas europeas a cuenta de los derechos del fútbol y las cuantiosas alianzas firmadas con las patronales de clubs para su explotación.

Los competidores, molestos

En Francia, se ha negado a abonar los 172 millones de euros del segundo plazo en octubre de los derechos de retransmisión e intenta renegociar el contrato de 814 millones de euros para la Ligue-1 y la Ligue-2. L’Equipe informó incluso de que la liga francesa ha tenido que pedir un préstamo bancario para tratar de compensar las pérdidas que le ha ocasionado el movimiento de Roures.

Su papel de intermediario, por el que llega a acuerdos con otras ligas europeas para luego revender los derechos a otros operadores de televisión, tampoco es del agrado de algunos competidores, como es el caso de la cadena británica Sky Sports.

Destacadas en Crónica Business