Menú Buscar
Felipe Benjumea, en primer término, y Manuel Sánchez, el día del estreno bursátil de Abengoa en el Nasdaq / EFE

Las acciones de Abengoa suben un 20%

El principal accionista ha aceptado la reducción de un 90% su participación en el capital de la compañía, lo que supone pasar del 51% al 5%

Redacción
2 min

Las acciones de Abengoa se han disparado un 20% en la última sesión bursátil de la semana tras conocerse que el principal accionista, la sociedad Inversión Corporativa --controlada por el ex presidente Felipe Benjumea-- estaría dispuesto a aceptar diluir su participación en la futura Nueva Abengoa hasta un 5%, lo que permitiría desbloquear las negociaciones entre la compañía y sus acreedores.

En concreto, los títulos clase B del grupo se revalorizaron un 20,9%, siendo el mejor valor del Mercado Continuo en la jornada, para cerrar en los 0,179 euros.

Un valor de 206 millones

Por su parte, las acciones clase A de Abengoa, que cotizan en menor número en el mercado que las B pero cuentan con mayores derechos de voto, también registraron una fuerte subida, con un repunte del 12,97%, hasta los 0,627 euros. A estos precios, la capitalización del grupo de ingeniería y energías renovables, sumando las acciones clase A y B, asciende a unos 206 millones.

Pese a que "todavía no hay nada firmado", Inversión Corporativa, el accionista mayoritario del grupo actualmente con una participación del 51% y que está participada principalmente por la familia Benjumea, ha cedido a las exigencias de los acreedores de diluir esta participación en un 90% tras la reestructuración. Una operación que les dejaría con el 5%.

Pretensiones rechazadas

La aspiración de Benjumea de contar con una participación del 12,5% en la Nueva Abengoa, que podría posteriormente verse incrementada hasta el 30% si se cumplía la 'hoja de ruta' establecida en el plan de viabilidad, era considerada "inasumible" por los acreedores, indicaron las mismas fuentes.

Además, tras la destitución de José Domínguez Abascal como presidente de la compañía con el objetivo de facilitar un acuerdo de reestructuración con los acreedores financieros, la firma anunció ayer que iniciaría el proceso de pago de las nóminas de febrero tras "resolver la liquidez necesaria para completar" los desembolsos que quedaban pendientes, según comunicó a los trabajadores el consejero delegado, Joaquín Fernández de Piérola Marín.