Menú Buscar
Evolución de la cotización del Ibex 35 en la última semana e imagen de archivo de una tormenta.

La tormenta perfecta para la banca española llega de la mano del 'Brexit'

Los efectos colaterales del referéndum, la crisis de capitalización de las entidades italianas y la tensión en la deuda pública de Portugal hunden los valores

5 min

El Ibex 35 corrigió parcialmente a lo largo de la última semana el hachazo del triunfo del Brexit en Reino Unido el pasado 24 de abril. El selectivo español fue el que más sufrió el nerviosismo de los inversores tras la votación --signo de la fragilidad de la recuperación, señalan los analistas consultados-- pero tras perder el 12,35% en una sola sesión, se recuperó el 6,17% en los siguientes cinco días, los mejores de todo el año, y consiguió cerrar en 8.269 puntos.

¿Todos los valores aprovecharon el rebote del parqué español? No. La banca prosiguió su sufrimiento por una tormenta desatada por la incertidumbre en la desconexión entre Gran Bretaña y la Unión Europea que se complica más por el contagio de la situación del sector financiero italiano, al borde del rescate, y la tensión en la deuda pública de Portugal, cuya prima de riesgo se ha disparado como consecuencia de Brexit.

Además, los bancos centrales han puesto en marcha medidas de liquidez y contienen o rebajan, en el caso del británico, aún más los tipos. Por lo que conseguir beneficios con el negocio bancario tradicional es prácticamente imposible.

Santander y Sabadell, los más expuestos

“La banca española está en el punto de mira de los inversores”, reconoció el analista de ING George Pizarro. Los principales recortes de exposiciones en las carteras se los han llevado, lógicamente, las entidades con mayor negocio en las islas. Banco Santander se dejó el 17% de su valor en una semana y se quedó en 3,503 euros por título el viernes, tras el avance general del mercado. Peor parado salió el Sabadell, que perdió el 19,4% de su valor y sus acciones valen ahora 1,2 euros.

La entidad capitaneada por Jaime Guardiola mantiene la calma. “Pensamos que el mercado está penalizando en exceso”, indicaron los portavoces del banco. “Ha sobrerreaccionado sin duda ante una situación inesperada y que aún en este momento no tiene una resolución; en cualquier caso la acción de Banco Sabadell es una de las que mejor comportamiento registra en 2016 y estamos absolutamente convencidos de que eliminadas dichas incertidumbres y con la gestión de nuestro equipo directivo, se normalizará de nuevo este aspecto”.

Mensaje político

El economista José Carlos Díez coincide en que los correctivos a ambas entidades son algo exagerados. Echa de menos un mensaje político en España para calmar a los inversores. “En este escenario el debate es sobre qué se debe hacer”. Opina que el primero que debería hablar debería ser el presidente en funciones y candidato del partido con más votos el 26J, Mariano Rajoy, para explicar de forma muy clara su estrategia económica, especialmente, en el sector financiero.

Díez recuerda algunos anuncios que hizo el Ejecutivo antes de las elecciones que han quedado en el aire e incrementan las dudas sobre del sector. Entre ellos, el del ministro de Economía en funciones, Luis de Guindos, de integrar la nacionalizada BMN en Bankia. “No se va a vender porque le falta atractivo y solvencia, ¿se recapitalizará antes o se contagiará a Bankia?”, se cuestiona.

Caída del resto de las entidades

El banco presidido por José Ignacio Goirigolzarri perdió el 9,7% en el mercado en la última semana y se quedó en 0,647 euros por título. Es la entidad que menos ha sufrido en esta crisis en el parqué, pero desde que dio el salto a la bolsa se ha dejado el 70% de su valor y ha sido rescatado. Los analistas indican que aún no es un valor demasiado recomendable para tener en cartera.

Las acciones de Banco Popular recularon el 12,63% hasta los 1,217 euros, se benefició especialmente de la sesión del viernes ya que hasta entonces había caído más del 17%; Bankinter bajó el 9,7% hasta los 5,814; BBVA cayó el 11,38% (5,121); y Caixabank el 14,42% hasta los 2,011 euros por título.

Rebote por el precio

Las previsiones de cara a las próximas semanas son pesimistas. Pizarro señala cuál es el elemento que podría dar oxígeno al parqué: “Siempre que hay fuertes batacazos en los mercados los principales activos se ponen a niveles muy interesantes”, por lo que generan nuevas órdenes de compra en las posiciones a largo plazo.

“Es una oportunidad para encontrar gangas”, manifestó al analista de ING. Es por ahí por donde la banca española puede dejar atrás los efectos del Brexit.