Menú Buscar
El crecimiento de una clase media china hace que el Gobierno inicie medidas liberalizadoras / EFE

La ralentización china, una oportunidad para los empresarios españoles

El frenazo del ritmo de crecimiento de la economía del gigante asiático abre, paradójicamente, nuevas expectativas para los proveedores extranjeros

6 min

Son muchos los empresarios occidentales que han ido a probar fortuna en China y han fracasado en el intento. Ahora, la ralentización que está experimentando su economía abre una nueva oportunidad para los proveedores extranjeros que quieran adaptarse al cambio de modelo económico que está llevando a cabo el país asiático.

Desde su adhesión a la Organización Mundial del Comercio en 2001, Pekín ha hecho importantes avances en la protección de la propiedad intelectual y en la eliminación de barreras comerciales. El remnimbi continúa también en su camino hacia su plena internacionalización, lo que quiere decir libre fluctuación frente a las demás divisas. Asimismo, de acuerdo con el último informe de Crédito y Caución para sus clientes, las barreras arancelarias han disminuido del 15% de media de 2000 a 9,8% en 2015. Y, pese a la ralentización, los últimos datos apuntan que la economía china crece a tasas del 6,6%, más del doble que la economía española, por ejemplo.

Servicios y productos para la clase media

Miguel Ángel Bernal, responsable del Departamento de Investigación de Instituto de Estudios Bursátiles (IEB) y experto en economía internacional, explica a Crónica Global que la “ralentización china” es “en realidad un cambio de su modelo económico: China ya no podía seguir con el mismo modelo, ahora necesita volcarse en la expansión de la clase media si quiere elevar el nivel de vida de la gran mayoría de su población”.

Esta inflexión pasa por elevar la capacidad adquisitiva de la población saliendo fuera a buscar productos y servicios. “Si China hasta ahora tenía un superávit comercial extraordinario por la pujanza de sus exportaciones, ese superávit se va a transformar en equilibrio, China va a ser el gran receptor de artículos ya elaborados y servicios del mundo”, sostiene Bernal, que remacha que será “el gran mercado donde mirar y el gran mercado donde vender”.

Punto de inflexión

En un primer momento, y para beneficiar a su población, los dirigentes chinos buscaban una situación financiera de gran fortaleza, mediante una gran reserva de divisas. Necesitaban empresas punteras en know-how y en sus sectores. Una vez conseguido eso han decidido que ahora es el momento de la apertura dado que ya no se ven compitiendo en desigualdad.

Grandes marcas como Telepizza, Supermercados Día, Tous o Desigual fueron algunas que en 2014 anunciaron su retira del país asiático. Según el profesor de IEB, en aquel momento China “protegió sus mercados de la llegada de empresas extranjeras que pudieran ser colonizadoras o que expulsaran a sus empresas de su propio mercado”.

¿Cómo conquistar el mercado chino?

Pese a la coyuntura favorable, los proveedores extranjeros necesitan entender y conocer las peculiaridades de la legislación China y sus prácticas de venta para poder planificar su estrategia. Según el análisis elaborado por Crédito y Caución, “el respeto a las tradiciones chinas es básico para cerrar negocios”. Asimismo, abogan por tener una presencia física en el país: “Puede ser un beneficio diferencial para los proveedores extranjeros, ya que permite reuniones cara a cara”.

Además, es importante aprovechar al máximo las ventajas de las nuevas zonas de libre comercio. En 2013, la Administración china estableció en Shangai la primera de la China continental y en 2015 ha creado tres adicionales: Tianjin, Fujian y Guangdong.

A este respecto, el economista añade que ha faltado “humildad” del empresario español en el país asiático: “Una gran parte de las empresas que ha ido a China lo han hecho muy mal. A China hay que ir con humildad, de la mano de un socio chino. Como a todo socio hay que convencerle y que vean lo que nosotros añadimos”.

Venta online

Una empresa que quiera afrontar el mercado chino no debe descartar la venta online. El gigante asiático tiene el mayor mercado de ecommerce del mundo, con un crecimiento de las ventas B2C del 25% anual.

En 2015, sólo el día dedicado al e-commerce generó 12.000 millones de euros en ventas.” En este entorno de nuevas posibilidades comerciales, es importante escoger bien el medio de pago, especialmente cuando nuestros últimos estudios apuntan la probabilidad de que se produzca un incremento en los retrasos en pagos en China”, reza el informe del operador líder del seguro de crédito interior y a la exportación en España.

Sectores estratégicos

Sectores como el de infraestructuras portuarias, ferroviarias y logísticas van a ser sectores de máximo interés para los chinos, más siendo España un punto geográfico estratégico.

Los expertos también pronostican que la industria alimenticia de productos elaborados, especialmente centrados en el cerdo y productos de primera calidad de nuestro país tendrán una gran oportunidad de explotación. Como otros productos de gran nivel como, por ejemplo, la Liga de Futbol Profesional (LFP); o nuestra oferta turística.