Menú Buscar
La huelga del Metro de Barcelona colapsó el transporte público en la primera jornada del Mobile World Congress en febrero.

La Generalitat aumenta los servicios mínimos para la huelga del metro de BCN de este miércoles

El Govern rectifica después del caos del lunes y de las quejas que la organización del MWC

Redacción
2 min

La Generalitat le ha echado a última hora una mano a la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau. La Consejeria de Trabajo, Asuntos Sociales y Familia ha dictado una orden de ampliación de los servicios mínimos para la nueva jornada de huelga convocada para este miércoles en el metro de Barcelona, y los ha situado en el 65% del servicio en horas punta –de 6:30h a 9:30h y de 16:00h a 20:00h–, y del 45% el resto del día.

La orden rectifica al alza de forma notable los servicios mínimos de la primera jornada de huelga, ayer lunes, que la Generalitat fijó en el 50% del servicio en horas punta y del 30% el resto de la jornada. Ese día se produjo un notable colapso en el transporte en la ciudad, que coincidió con la primera jornada del Mobile World Congress.

El Govern argumenta que ha cambiado de opinión tras constatar que el hecho de que los usuarios habituales del metro optaran el lunes por el transporte de superficie provocó una "congestión" en diversos puntos de la ciudad que "no permitía garantizar les mínimas condiciones de seguridad" para posibles evacuaciones en caso de emergencia.

El factor Mobile

Un argumento eminentemente técnico, que no esconde otro puramente económico: los organizadores del Mobile World Congress, el gran salón de telefonía móvil que se celebra estos días en la ciudad, se han irritado sobremanera por las consecuencias de la huelga, hasta el punto que el presidente de GSMA, la empresa organizadora, John Hoffman, no asistió a la ceremonia de inauguración oficial del evento.

Que la celebración del Mobile ha influido a la hora de tomar esta decisión de demostraría también por otro hecho: hace apenas 20 días, en una jornada de huelga previa en el metro, la Generalitat estableció unos servicios mínimos bastante inferiores, de sólo el 20% en las cinco horas de paro parcial –en hora valle–.