Menú Buscar
Oriol Guixà e Inka Guixà en la sede de la metalúrgica La Farga / CG

Relevo generacional en la metalúrgica La Farga

Oriol Guixà cede la dirección general del grupo a su hija Inka, aunque mantiene en cargo de presidente y consejero delegado

2 min

Inka Guixà asume desde esta semana la dirección general de La Farga, el grupo catalán dedicado a la producción de cobre. Será la encargada de la cuenta de resultados de la compañía “a nivel consolidado”. Es decir, toma el control de las empresas industriales del país y a nivel internacional.

Su padre, Oriol Guixà, cede esta parte de sus responsabilidades diarias de la compañía. Mantiene los cargos de presidente y consejero delegado y tendrá atribuciones para defender los “intereses de la propiedad y de los diferentes grupos de interés”, indican los portavoces de La Farga en un comunicado.

Reordenación de las líneas de actividad

Se consolida el “doble liderazgo afianzando así una de las máximas como empresa familiar”, señala Oriol Guixà en el mismo documento. Asegura que así consta en el protocolo vigente, que obliga a la diversificación para “preservar el binomio empresa-familia con el objetivo de hacerla sostenible a largo plazo”.

La Farga reordena su estructura directiva poco después de hacer lo propio con sus áreas de negocio. Tal y como avanzó Crónica Global, se han separado en dos sociedades la actividad nacional y la internacional.

Esta última concentra el negocio con mayor rentabilidad, ya que la caída de la obra pública en España y la caída del precio del cobre a nivel internacional han lastrado los resultados del grupo catalán.

Carrera profesional

Inka Guixà nació en Barcelona en 1981. Es licenciada en ADE por ESADE y cuenta con un máster en Business Administration. A lo largo de su carrera profesional ha pasado por el grupo Damm, la consultora Antares Consulting y el laboratorio farmacéutico Novartis. Se incorporó a La Farga en 2009 y ha pasado por varios departamentos hasta llegar a la dirección general.