Menú Buscar
Un operario transporta el cobre producido en una de las factorías de La Farga / CG

La Farga se reorganiza por el éxito de sus negocios

La industria liderada por Oriol Guixà con Francesc Homs en su consejo separa la actividad en España de la internacional

3 min

La Farga, la industria catalana que produce cobre desde hace más de 200 años, ha iniciado el ejercicio con una reorganización societaria interna. El objetivo de la operación ha sido separar las dos principales líneas de negocio de la compañía, con unos resultados económicos antagónicos. El negocio nacional y el internacional.

De esta forma, la holding del grupo, Corporación Metalúrgica Catalana, ha ejecutado una reducción de capital que supera los ocho millones de euros. Se queda con 36,74 millones de base, según datos del Registro Mercantil.

Actividad de EEUU y China

Los accionistas de La Farga han apartado estos fondos de la holding y los han inyectado en la sociedad Corporación Metalúrgica Worldwide. Una SL que se ha quedado con las acciones que la matriz poseía de las empresas de Estados Unidos y China, según fuentes de la compañía.

Estas son las dos sociedades con mayor rentabilidad de la compañía capitaneada por Oriol Guixà. El grupo ha sufrido por la caída del precio del cobre, su principal ocupación, y por la caída de la obra pública en España.

La Farga ha conseguido superar las estrecheces económicas en España gracias a su actividad internacional. Otros interlocutores cercanos al grupo señalan que el 85% de su producción se vende fuera del país. Y está centrada en incrementar este porcentaje. Aseguró a finales de 2016 que estudiaba instalarse en México como proveedor de la industria automovilística, aunque el proyecto aún no se ha concretado.

Homs, en su consejo de administración

La metalúrgica de las familias Fisas y Guixà cuenta en su consejo de administración con el miembro del comité ejecutivo de CDC y exconsejero de Economía y Finanzas de la Generalitat en el último gobierno de Jordi Pujol, Francesc Homs Ferret. Las mismas fuentes próximas a la dirección niegan que se trata de una compañía que esté en la órbita del partido. 

Según las últimas cuentas consolidadas disponibles en el Registro Mercantil, cerró el ejercicio 2015 con unos beneficios de 1,76 millones de euros, el 2,5% menos que el año anterior. Las ventas cayeron casi el 2% hasta los 887,99 millones.