Menú Buscar
La exclusión del sistema público de los centros con afán de lucro provoca un gasto adicional a la Administración.

La expulsión de hospitales de Comín costará cinco millones al año a Salud

El consejero excluirá al Hospital General y la Clínica del Vallés de la red pública pese a que trabajan un 44% más barato

Ignasi Jorro
07.05.2016 21:47 h.
3 min

La expulsión del Hospital General de Cataluña (HGC) y la Clínica del Vallés de la red pública costará unos cinco millones de euros de dinero público al año. La decisión del consejero de Salud, Toni Comín, de no renovar los conciertos con ambos centros girará una factura de 1,12 millones de euros en asistencia sanitaria. Además, la recolocación del personal alcanzará un mínimo de 3,5 millones más.

Los datos los ha estimado el consultor en gestión de organizaciones sanitarias y exgerente del Consorci Hospitalari de Catalunya, Ricard Bosch. El profesional ha cotejado el precio medio por alta de los dos complejos concertados y el de los tres centros públicos que, en teoría, asumirán su carga de trabajo.

Un 30% más barato

Así, el coste por alta del Hospital General llega a los 1.829,6 euros. La cifra sale de la partida que Salud destina a las altas médicas en los concertados (3,5 millones al año) dividida por el número de pacientes, 1.913.

El guarismo es un mucho menor que el coste oficial de la Corporación Sanitaria Taulí. El complejo público que absorberá la carga asistencial cuesta al contribuyente 2.674,09 euros por alta. Así, el Hospital General trabaja un 29,9% más barato que el Taulí.

Cirugía, también

La diferencia es aún mayor cuando se comparan intervenciones quirúrgicas. La 'conselleria' de Salud destina 6,3 millones de euros a concertar operaciones en la clínica y el hospital expulsados. Ambos centros gestionan 3.402 intervenciones al año a un precio de 1851,85 euros cada una.

Ello se traduce en un ahorro del 44%, ya que la Corporación Taulí opera por, de media, 2.674,09 euros por paciente.

El plan social

La exclusión del General y la Clínica del Vallés de la red pública Siscat se traducirá, además, en 257 despidos, según los dos centros. Los empleados han arrancado el compromiso del consejero Comín de ser recolocados en hospitales financiados por la consejería de Salud.

Calculado sobre 100 recolocaciones, menos del 50% de las bajas anunciadas por los dos complejos, el coste para Salud sería de 3,5 millones de euros al año. La cifra incluye el salario más cotizaciones de sumar cien interinos más a la red pública.

Daño a los hospitales

El 'agujero' del plan Comín para la sanidad en el Vallés tiene otros costes ocultos. La Junta Facultativa del General ha recordado esta semana que el hospital recibe actividad pública desde antes de 2001. "Si se elimina la carga, habrá una restructuración en el complejo y, por ende, pérdida de calidad asistencial", ha señalado el doctor Antonio Campoy.

La pérdida de unidades en el centro, además, pondrá más presión sobre el Taulí. "El 50% de la población que atiende el Hospital General tiene mutua. Si se pierden unidades, como la de radiología, que depende de las derivaciones, los pacientes acabarán en el Taulí. Eso significa mayores listas de espera", ha concluido el también dermatólogo.