Menú Buscar
Dos jóvenes frente a un cartel de venta de viviendas / EFE

La estrategia para revalorizar la vivienda y ganar más

El lavado de cara, con reformas o mejoras virtuales es imprescindible para vender un piso sin esperar demasiado tiempo

30.06.2019 11:59 h.
5 min

Vender una vivienda en un corto plazo es complicado. Y más todavía si ese piso no se encuentra en óptimas condiciones. ¿Qué hacer? ¿Pintarlo rápido, cambiar muebles de lugar? ¿Fotografías con buenos ángulos? Vender un inmueble se alarga unos ocho meses, según los datos del portal Tinsa. Pero hay estrategias para modificar ese plazo. Desde el comparador HelpMyCash.com ofrecen algunos trucos con los que vender una vivienda que no está en sus mejores momentos.

La compraventa de una vivienda es una tarea que va más allá de poner un anuncio. No obstante, serán estas publicaciones las primeras que nos pueden poner en jaque si las fotografías de nuestro inmueble muestran desperfectos grandes o habitaciones sombrías y descuidadas. Por ello, el primer paso que debemos plantearnos antes de lanzarnos al mercado es darle un repaso rápido a la estética del piso.

Limpieza a fondo

Lo primero es hacer limpieza. Por muy evidente que pueda parecer, existen muchísimos anuncios que muestran habitaciones llenas de trastos y sucias. Si no tenemos tiempo, una buena solución es contratar a un profesional que nos haga una limpieza a fondo.

Con la casa limpia, el segundo paso que puede darle un aire nuevo a una vivienda envejecida es una mano de pintura blanca o de un tono neutro. Esta tarea la podemos llevar a cabo en un fin de semana o dos, pero hará que las habitaciones se vean más limpias y luminosas. De hecho, si en casa hay fumadores, esta tarea debería ser básica para eliminar las manchas del humo.

Flores y espejos

Por último, solo nos quedará dejar aquellos muebles que se ven en buen estado y ayudan a hacerse una idea del espacio. Por ejemplo, una cama o la mesa de comedor con las sillas. Un buen truco es utilizar algunos complementos básicos de decoración, como flores o espejos, y eliminar aquellos demasiado personales, como fotografías familiares. Además, siempre conseguiremos una mejor presencia si vestimos las estancias con cortinas, cojines y similares que le den un toque cálido. Una buena referencia la podemos encontrar en tiendas de muebles low cost, donde con muy poco dinero consiguen crear ambientes a gusto de casi todos.

Los pequeños ajustes que hemos visto pueden ser clave para que nuestro piso sea un caramelo para futuros compradores. De hecho, estos cambios estéticos suelen ser más resultones que meternos en obras. No obstante, existen casos en los que no basta con pintar y limpiar.

Foto de Barcelona con gran cantidad de viviendas / PIXABAY
Foto de Barcelona con gran cantidad de viviendas / PIXABAY

Un proyecto de obra

Un baño muy antiguo o una cocina impracticable pueden echar para atrás a aquellos que buscan una casa para entrar a vivir. En estos casos debemos ser inteligentes y pensar cuánto estamos dispuestos a invertir y cuánto se puede revalorizar con esa renovación. De esta forma, evitaremos perder dinero en el proyecto.

Una buena forma de evitar perder dinero en una reforma es contratar un proyecto de obra. Gracias al 3D y la realidad virtual existen empresas que nos hacen el estudio de nuestra vivienda y nos plantean reformas con imágenes hiperrealistas. De esta forma, podemos anunciar nuestra casa con estas instantáneas más agradables a la vista y atraer a más compradores. Obviamente, deberemos señalar que no es el estado actual de la vivienda, pero servirán para que el futuro comprador se haga una idea del potencial del piso.

Más de 15.000 euros de diferencia

Actualmente podemos vender un piso con proyecto de reforma en Madrid y Barcelona gracias a Privalore. Su fórmula es muy sencilla: realizan la reforma virtual y la llevarán a cabo con un precio cerrado en el momento de la venta. De esta forma, como vendedores daremos salida a la vivienda más rápido y a un precio más alto; mientras que el comprador pagará un precio concreto para todo el pack, entrando a vivir directamente a un piso reformado y evitando las temidas salidas de presupuesto.

Para hacernos una idea más concreta, si nuestro piso sin reforma lo podemos vender por 180.000 euros en una agencia convencional, ellos nos lo pueden vender por 195.300 euros con la reforma virtual sin que tengamos que invertir un euro de nuestro bolsillo en reformas.