Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Fotografía de archivo de envases de plástico / EFE

La CUP rechaza el acuerdo Cataluña-Andorra sobre residuos

Los antisistema ven 'intereses políticos y económicos' tras el convenio y defienden el reciclaje como alternativa

3 min

La CUP rechaza el acuerdo entre los gobiernos de Cataluña y Andorra, según el cual, 10.000 toneladas de residuos serán traslados anualmente al Principado vecino para ser transformados en energía. Según los antisistema, el convenio firmado por el director de la Agencia de Residuos de Cataluña, Josep Maria Tost, y el director general de Medio Ambiente y Sostenibilidad andorrano, Marc Rossell, sobre la incineración "no es, en ningún caso, una alternativa sostenible para la gestión de residuos. Desde la CUP-CC queremos denunciar los intereses políticos y económicos detrás del convenio y alertamos de los efectos nocivos sobre el cambio climático y el contrasentido con respecto a las políticas de reciclaje y reducción en el origen que se deberían impulsar".

En un comunicado, la CUP critica "la desaceleración, por parte del Gobierno catalán, de las acciones encaminadas a fomentar y hacer crecer el reciclaje desde que Josep Maria Tost entró a dirigir la Agencia, así como la proliferación de proyectos de valorización energética de los residuos (incineración) con fuerte oposición ciudadana. Por primera vez en 20 años la tendencia alcista del reciclaje ha decaído un 2%, situación que ha llevado al aumento de residuos en los vertederos".

A favor de la recogida puerta a puerta

Llevar residuos en Andorra para incinerarlos "reducirá el gasto del gobierno en cuanto a la inversión en su gestión sostenible en las comarcas pirenaicas limítrofes y, de rebote, contribuirá a hacer subir el coste de recogida entre la vecindad", advierten los cupaires.

Defienden "la recogida puerta a puerta", pues "ha demostrado ser el mejor modelo y más eficiente para favorecer la reducción y el reciclaje de residuos, y la Generalitat con su política de apoyar la incineración, está aplicando las peores políticas ambientales y sociales. Vemos muy difícil que el Gobierno pueda cumplir las exigencias de la directiva de residuos, que marca alcanzar, como mínimo, el 50% de reciclaje en los residuos domiciliarios antes del 2020".

Por ello, piden al Govern que replantee su política de gestión de residuos "y haga avances claros para la mitigación del cambio climático, el reciclaje y la reducción en el origen y la economía circular. Pedimos responsabilidad y coherencia al Sr. Tost. Y que diga las cosas por su nombre: la valorización energética es la incineración. Y no la queremos"