Menú Buscar
Todos mienten, menos Google

La Comisión Europea multa a Google con 2.420 millones por abusos monopolísticos

Es la primera sanción que impone Bruselas a una actividad relacionada con las búsquedas por internet

3 min

El buscador por excelencia, Google, ha recibido este martes una multa de 2.420 millones de euros por parte de la Comisión Europea. El motivo que argumenta Bruselas es la vulneración de la competencia en el mercado de búsquedas por internet.

La sanción por abusos monopolísticos pone el foco en Alphabet, la matriz de Google, y en concreto en la posición dominante en el servicio de comparación de productos (Google Shopping).

Multa sin precedentes

La cifra duplica la multa de 1.060 millones que el Ejecutivo comunitario impuso en 2009 al grupo informático estadounidense Intel, entonces la mayor de la historia de la Unión Europea, también por abuso de posición dominante al tratar de expulsar a sus rivales del mercado de microprocesadores.

Bruselas envió un primer pliego de cargos a Google en abril de 2015 en el que denunció que la empresa reserva sistemáticamente un trato favorable a su comparador de precios en sus páginas de resultados de búsquedas generales.

Una ventaja ilegal

En su decisión de este martes, la Comisión Europea ha concluido que Google ha adjudicado a su servicio de comparación de precios una ventaja "ilegal" al otorgarle una posición "prominente" en los resultados de búsqueda, al mismo tiempo que "degradaba" la visibilidad de los resultados sobre sus rivales.

Es la primera vez que la Comisión Europea castiga con una multa una actitud relacionada con las búsquedas por internet. La investigación se inició en 2010, tras las denuncias de varios rivales y a ellas se sumaron asociaciones que incluían a compañías como Microsoft o Mediaset, además de varias asociaciones de diarios nacionales.

El problema es de los otros

Google, por su parte, sostiene que las acusaciones de Bruselas son infundadas y baraja la opción de recurrir la decisión al Tribunal de Justicia de la UE (TJUE). Según el gigante estadounidense, los competidores de Google en este mercado están mal definidos y la compañía siempre ha promocionado anuncios relacionados con búsquedas orgánicas de los usuarios.

"Estamos en desacuerdo con las conclusiones anunciadas hoy", ha declarado Kent Walker, vicepresidente senior y general counsel de Google. "Vamos a revisar con la Comisión la decisión en detalle y consideraremos apelar y continuar exponiendo nuestros argumentos", añadió.

"Cuando compras online quieres encontrar los productos que estás buscando de manera fácil y rápida; y los anunciantes, promocionarlos. Por esta razón, Google muestra shopping Ads, con el objetivo de conectar al usuario con miles de anunciantes, pequeños y grandes, de una manera que sea útil para ambos", ha subrayado el ejecutivo.