Menú Buscar
Josep Lluís Bonet, presidente de la Cámara de Comercio de España, en una imagen de archivo / EFE

La Cámara de Comercio pide más reformas a corto plazo

La institución señala que el PIB crecerá el 3,2% en el ejercicio en curso y el 2,5% el próximo y enciende las alarmas por los riesgos a los que se enfrenta la economía nacional

4 min

La Cámara de Comercio de España ha reclamado que la política española a corto place se enfoque “con firmeza” hacia el diseño y la aplicación de las reformas estructurales pendientes. "En esta faceta es incuestionable la necesidad de alcanzar el máximo consenso y el pacto expreso entre las distintas fuerzas políticas", indica en la presentación de la previsión económica para el ejercicio en curso y 2017.

En concreto, señala que es necesario afianzar la continuidad del proceso de creación de empleo, incrementar la competencia en determinados sectores productivos, acometer una revisión de las Administraciones Públicas, avanzar en la simplificación burocrática y crear un marco favorable a la innovación, la digitalización y la internacionalización del tejido empresarial. Todo ello, con "absoluto respeto" a la senda de consolidación presupuestaria que se ha pactado con Bruselas.

Previsiones que distan con las del Gobierno

La institución presidida por Josep Lluís Bonet ha manifestado este jueves que la economía española crecerá el 3,2% en el ejercicio en curso y que la desaceleración prevista para el próximo dejará el avance del PIB en el 2,6%. Esta previsión dista de la que ha presentado el Gobierno tras el inicio de la legislatura.

Luis de Guindos, ministro de Economía, Industria y Competitividad estimó que era muy probable que el PIB creciera hasta el 3,5% hasta finales de año, aunque en las cuentas oficiales rebajó la cifra en los mismos términos que la organización de dinamización empresarial. La prospección del Estado en 2017 es más pesimista, ya que espera que la economía sólo avance el 2,5%.

Riesgos para la economía

Justifica la moderación por el agotamiento gradual de los estímulos que han impulsado el crecimiento de la demanda nacional durante el último año. Vientos de cola como la rebaja impositiva o la disminución del precio del petróleo que coincide con un entorno de tipos de interés al alza y la necesidad de aplicar una nueva rebaja a los presupuestos públicos para cumplir con los objetivos comunitarios. 

A todo ello, se le suma la previsible moderación del comercio a escala mundial y un escenario en el que se mantienen tensiones geopolíticas como el Brexit o la llegada de Donald Trump a la presidencia del Gobierno de EEUU.

Ralentización ligada a las incertidumbres

El escenario no es el mejor para la economía, pero la Cámara de Comercio estima un “avance notable de la actividad con un impacto significativo en el mercado de trabajo” para el ejercicio en curso, que cerraría con un “aumento medio [de la ocupación] en el conjunto del año del 2,8%”.

La ralentización de 2017 será “suave” con una trayectoria empresarial que dependerá “considerablemente” de la evolución de las incertidumbres mencionadas que se podrán mitigar, según su punto de vista, con las reformas demandadas.