Menú Buscar
La sede de la Cámara de Barcelona / EP

La Cámara de Barcelona constata la recuperación inmobiliaria y descarta otro 'boom'

En 2015, creció un 70% el número de viviendas iniciadas, superando por primera vez desde 2007 al número de inmuebles terminados

3 min

La Cámara de Comercio de Barcelona ha constatado el proceso de recuperación el sector inmobiliario en la provincia y ha descartado que se produzca una nueva burbuja, según un estudio monográfico que abarca de 2006 a 2016, ha informado este viernes en un comunicado.

La entidad ha destacado que en 2015 creció un 70% el número de viviendas iniciadas hasta 4.543, una cifra que superó por primera vez desde 2007 al número de viviendas acabadas, según datos del Idescat.

El sector llegó a mínimos en la provincia en 2013, cuando el número de viviendas iniciadas fue un 97% inferior a 2006, que fue el año de récord histórico. A finales de 2014, el número de viviendas sin vender era de casi 45.000, un 11% menos que en 2011, y la caída de precios entre 2007 y 2015 llegó a ser de más de 55% en una docena de municipios, según datos de la Asociación de Promotores y Constructores (APCE).

Descartan otro 'boom' inmobiliario

La Cámara de Barcelona considera que la elevada tasa de desempleo y el proceso de desendeudamiento de la economía reducen el riesgo de caer en un nuevo 'boom' inmobiliario, y apunta a un aumento de precios "suave y gradual" a ritmos diferentes según el estoc sin vender en las diferentes localidades.

El monográfico añade que el estancamiento y reducción de la población "incidirá negativamente sobre las compraventas futuras a medio y largo plazo".

Atentos al precio de la vivienda

Por contra, recoge estadísticas actuales positivas respecto a la necesidad de menor esfuerzo de las familias para comprar una vivienda, el crecimiento de la inversión extranjera y el aumento de la rentabilidad de la inversión inmobiliaria.

Para evitar repetir errores del pasado, ha incidido en que los bancos no concedan hipotecas por más del 80% del valor de tasación del inmueble, así como seguir la recomendación de la Unión Europea a España de tomar medidas si los precios de la vivienda crecen por encima del 6% anual.