Menú Buscar
La sede de la CNMV en Madrid y el logotipo de Banco Popular / FOTOMONTAJE DE CG

La actuación de inversores a corto con el Banco Popular está bajo sospecha

La presión de los bajistas distorsiona la cotización de los títulos del banco español

4 min

La evolución bursátil de Banco Popular está bajo la lupa de los inversores desde que el presidente de la entidad, Ángel Ron, reconociera sus estrategias de capitalización en primavera. Las dos ampliaciones consecutivas de capital que realizaron han topado con las sospechas de inversiones a corto y la presión in crescendo que ejercen los bajistas ha encendido las alarmas incluso del regulador bursátil.

La Comisión Nacional de los Mercados y Valores (CNMV) mantiene su prudencia habitual a la hora de hacer ningún comentario sobre las investigaciones que ha abierto. Con todo, fuentes cercanas a la entidad señalan que la preocupación por la evolución de los títulos y la extrema volatilidad de las posiciones en corto ha propiciado que en la autoridad fiscalizadora se tomen medidas para determinar si existen “operaciones especulativas o contrarias a la reglamentación bursátil”, indican los interlocutores consultados.

Operaciones sospechosas

Por ahora no ha abierto una investigación formal, que provocaría que la CNMV diera cuenta pública de ello. Se siguen con especial atención las compraventas del valor.

La atención especial que el regulador concede al Popular tuvo un momento de inflexión en julio, tras el hundimiento de los títulos al lanzar la ampliación de capital que se había anunciado en mayo. Se registraron “compras y ventas sospechosas tanto antes como inmediatamente después de conocerse” que ahora, en torno a la presentación de los resultados del tercer trimestre, se repiten.

Los operadores que mantienen posiciones en corto en el Popular, según los registros de la CNMV, son: Samlym Capital (0,82%); Marshall Wace (1,90%); AQR Capital (2,73%) y Oceanwood Capital (0,58%). Controlan el 6,03 % del capital del Popular.

Pérdida del 60% del valor en seis meses

Los analistas consultados ven recorrido a la entidad y se mantienen en posiciones de recomendaciones sobre la acción que van desde neutral a comprar. En el epicentro de estos movimientos se inscribe, asimismo, la intención del socio mexicano Juan Pablo del Valle de incrementar su control sobre el capital del banco español.

Los títulos de la entidad se han dejado más del 60% de su valor en los últimos seis meses. Se estrenaron en enero con un precio de 3,45 euros y a media sesión de este viernes se intercambiaban a 0,85.

Por ahora, toma oxígeno tras nueva jornada negra en el parqué. Las acciones de Banco Popular recularon el 4,47% el jueves y encadenan 11 meses de depreciaciones que parece que no tienen fondo.

Legislación vigente

Las normas para controlar a los operadores en corto en España son confusas. Técnicamente, existe una prohibición expresa en la legislación de operar con este tipo de posiciones en descubierto y sin tener las acciones en propiedad, pero es está en el aire porqué choca con la opinión de Bruselas.

Europa es más liberal en cuestiones de mercado. Además, los tres días que se dan de plazo para liquidar las operaciones bursátiles permiten camuflar la posesión real de los títulos y eludir al regulador.

Dureza de la CNMV con los operadores en corto

La CNMV obliga a poner coto a los operadores en corto que distorsionan el mercado, que deben comunicar la posición si supera el 0,2% del capital y se hace pública si supera el 0,5%. Si no se les puede frenar, ofrece un mecanismo para que el mercado tenga información concreta del posible alcance de sus operaciones.

El regulador es especialmente dura con este tipo de inversiones por el destrozo que hicieron en plena crisis.