Menú Buscar
Lluís Recoder, ex consejero catalán / CG

KPMG despide como socio al ex consejero catalán Lluís Recoder

La auditora prescinde del político convergente por su implicación en el ‘caso ATLL’ y por sus escasos resultados profesionales

Xavier Salvador / Cristina Farrés
27.03.2016 00:00 h.
4 min

Dejar de ser consejero del Gobierno de la Generalitat no da derecho a grandes indemnizaciones o subsidios, pero sí a contar con una enorme agenda de contactos de un determinado sector. Es lo que algunos políticos que se pasan al sector privado intentan poner en valor.

Como Lluís Recoder, el convergente que tras ser alcalde de Sant Cugat del Vallès y consejero de Política Territorial de Artur Mas, abandonó sorpresivamente la política para fichar por el área legal de la auditora KPMG en Barcelona, en condición de socio asesor. Hasta la fecha, cuando ha sido despedido por esta firma, una de las big four mundiales.

Recoder no ha cuajado en KPMG, entidad muy preocupada en la actualidad por su imagen pública cuando todas las auditoras están sometidas al escrutinio del mercado por errores clamorosos como la evaluación de las cuentas de Abengoa o de Bankia, que han puesto a su competidora Deloitte en una delicada situación.

Un jarro de agua fría

Su llegada, según explicó la firma en marzo de 2013, tenía por objeto asesorar a empresas en materia medioambiental y energética. El exconsejero, abogado, señaló lo siguiente al desvelarse su fichaje: “Mi aportación no tendrá nada que ver con la política, sino con mi visión sobre el funcionamiento de la empresa privada”.

Su implicación, todavía no aclarada, en la fallida privatización de Aigües Ter Llobregat (ATLL) al grupo Acciona y los escasos contratos que ha conseguido han sido los elementos desencadenantes de su despido. Para fichar, Recoder abandonó el acta de diputado.

Para el que fue máximo responsable de la política territorial catalana su despido ha sido un jarro de agua fría. De hecho, aunque se le mantenga el salario y se le permita continuar en las dependencias de la firma se trata de un severo golpe a su carrera profesional, y así lo ha comunicado a su entorno, según ha podido saber Crónica Global de fuentes próximas al letrado.

KPMG intenta aparentar normalidad

La auditora minimiza el desencuentro. Asegura que en diciembre se llegó a un convenio entre Recoder y la firma para cesar en la actividad cuando se han cumplido tres años de su incorporación. “Solo colabora con KPMG como abogado externo”, asegura una portavoz oficial.

Con la misma actitud lacónica en las explicaciones la auditora dice desconocer cuál es el sueldo que percibe el que fuera alcalde de Sant Cugat, aunque este medio sí ha podido confirmar que se le sigue pagando como si fuera socio de la firma. “El mercado está informado, por lo tanto esta historia no tiene nada más”, agrega la representante de la consultora española. Pero lo cierto es que la entidad no ha comunicado públicamente el despido.

Tampoco se da la circunstancia de que KPMG esté reduciendo efectivos en España o que esté sometida a un proceso de adelgazamiento de personal. Al contrario, esta última semana la firma ha anunciado el fichaje de David Samu y José Antonio Latre como nuevos socios de consultoría. Ambos procedían de la competidora Pricewaterhousecoopers (PwC).