Menú Buscar
Kleender, la plataforma gratuita con una comunidad de servicios domésticos

Kleender, la 'app' que acaba con los intermediarios en el ámbito doméstico

Una pareja española que reside en Londres crea una plataforma para poner en contacto a profesionales con usuarios

15.03.2019 00:00 h.
6 min

Natalia García-Verdugo (de 36 años) y Nacho Carretero (35 años) son una pareja de españoles que reside en Londres con sus tres hijos. Al igual que otras familias, la falta de tiempo hace que de vez en cuando necesiten una pequeña ayuda con las tareas domésticas: desde la limpieza de su casa, al cuidado de sus criaturas. Así es como surge la app Kleender, de “una necesidad real”.

¿Cómo nace esta plataforma que ya funciona en toda España y también en la capital de Reino Unido? “La creamos porque en Londres no conocíamos a nadie de confianza para hacer de canguro o incluso para ayudarnos con la limpieza”, explica Carretero. ¿No existen agencias que se encargan de estos servicios? “Son lamentables, no solo envían a personas que limpian fatal, sino que no se responsabilizan de nada”. De hecho este emprendedor explica que en una de las ocasiones —por su casa han pasado hasta 30 profesionales— le rompieron el televisor y aún espera que se lo arreglen. “Venden seguridad, pero es todo mentira”, lamenta.

Sin intermediarios

Carretero, director de ventas, explica que el funcionamiento de la aplicación es similar a la archiconocida Tinder, que se usa para ligar. Los usuarios se registran, crean un perfil —en función de si ofrecen o buscan servicios— y para que pueda entablarse el primer contacto tiene que existir una autorización previa de ambas partes. A partir de ahí acuerdan el precio y las condiciones del servicio. ¿Qué tareas se pueden contratar a través de la app? “Desde profesionales de limpieza, a canguros, pasando por cuidadores para ancianos, hasta paseadores de perros”, explica.

La diferencia entre ésta y otras aplicaciones que ofrecen el mismo servicio —como por ejemplo Clintu— es que aquí no existen intermediarios. “Son igual que las agencias —dice sobre la teórica competencia—, el usuario paga una cantidad determinada, pero al final los trabajadores ganan una miseria. Otras incluso imponen sanciones de hasta 2.000 euros en caso de que el profesional decida prestar sus servicios a uno de los clientes pero esquivando a la plataforma”.

Kleender ofrece cuidado a mayores

Kleender ofrece cuidado a mayores

Rentabilidad

El procedimiento habitual en Reino Unido pasa por contactar con una empresa que envía a un profesional y, mientras al usuario se le exige una tarifa de unas 20 libras la hora, el trabajador solo percibe unas siete. Esto mismo también sucede en España. ¿Si no se cobra un porcentaje por servicio, de dónde vienen los beneficios? Si alguno de los usuarios registrados quiere consultar la base de datos para solicitar un servicio o anunciar los que presta, existen tres modalidades, todas de pago: una diaria, a 3,99 euros; otra semanal, que ronda los 14; y la mensual, que es de 25. Eso sí, no es obligatorio ni necesario, ya que siempre se puede esperar a que sea otro el que inicie el contacto.

Desde la idea inicial hasta su creación ha pasado un año y medio y una inversión de 30.000 euros. Además, ella es decoradora de interiores y él se dedica al sector de la aviación, por lo que no contaban con experiencia como emprendedores. “La idea fue de mi mujer; después buscamos desarrolladores en Reino Unido y nos timaron, luego decidimos pedir ayuda a unos valencianos, y conseguimos lanzar por fin la aplicación”, cuenta Carretero.

Uno de los servicios que ofrecen es el de limpiar cristales

Dentro del sus ámbitos domésticos está el de limpiar cristales

Previsión

Tras casi un mes en funcionamiento, Carretero explica que la app ya está lista para salir al mercado de habla francófona (además del país galo, también Bélgica, Mónaco y Suiza). La intención es limitar el radio a 10 kilómetros cuando tengan más clientes “para que los profesionales no tengan que hacer largos desplazamientos entre un encargo y otro”, explica.

De momento, no valoran iniciar una ronda de financiación y son ellos los que se encargan de cuidar cada detalle. “Los primeros días llamamos a todos los que se habían registrado para conocer su experiencia”. Además, para asegurarse de que el servicio es correcto, si los profesionales reciben tres penalizaciones, tras los pertinentes avisos, se les cancela el perfil en la plataforma. “Controlamos cada detalle”, subraya.

Hoy por hoy ya cuentan con 1.700 usuarios registrados —1.200 en España y los restantes en Londres—​. “Por ahora son más profesionales que clientes, pero esperamos que esto cambie en los próximos días”, señala el director de ventas de la compañía. 

¿Quiere hacer un comentario?
Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información