Menú Buscar
El ex alcalde de Jafre, Josep Grau i Font / CG

Un juzgado embarga al exalcalde de Jafre sus créditos contra una sociedad panameña

Esta compañía, Desarrollos Agroforestales SA, fue adquirida por su hijo Venancio Grau Marull en 1983

3 min

El Juzgado de Primera Instancia número 35 de Barcelona ha ordenado la mejora del embargo decretado contra el octogenario José Grau Font, que fue alcalde del municipio gerundense de Jafre en el dilatado periodo 1960-2007. Con tal fin, el juzgado ha dispuesto que su hijo Venancio Grau Marull retenga periódicamente las cantidades que debe pagar la firma panameña Desarrollos Agroforestales SA a su padre. Con el primer embargo decretado solo fue posible decomisarle una parte de su pensión, además de un piano y un yunque para bueyes que había en su masía de Jafre (Girona).

Desarrollos Agroforestales se constituyó en Panamá en 1983, con un capital de 20.000 dólares estadounidenses. Su titular inicial fue un bufete de abogados local. Este vendió la entidad, pocos días después, a Venancio Grau Marull, que a la sazón rondaba los veinte años. El consejo de administración de la instrumental panameña quedó formado por Venancio Grau como presidente; Vicente Molist Vila como vicepresidente, y Teresa Ferrer Montseny como secretaria.

Presidente de la Caja Rural de Girona

Una de las primeras providencias de Venancio Grau como presidente de Desarrollos Agroforestales consistió en trasladar el domicilio social desde Panamá hasta la calle Mossen Tremosa número 1, de Andorra la Vella. El embargo decretado por el juzgado trae causa de un viejo pleito que se arrastra desde comienzos de los años ochenta. Por aquella época José Grau Font era, además de alcalde de Jafre, presidente de la Caja Rural Provincial de Gerona. Dicha entidad tenía concedidos créditos por importe de 400 millones de pesetas al propio Grau Font y sus empresas.

Antes de devolver el peculio, el grupo de sociedades y Grau Font a título particular se declararon en suspensión de pagos, con un activo conjunto de 2.943 millones de pesetas y un pasivo de 1.378 millones. Fue uno de los mayores siniestros mercantiles de la época. Entre los afectados figuraba una sociedad, que había avalado a Grau Font frente a las entidades financieras. Dicha empresa es la que ahora reclama al ex alcalde.

Ventas por 24 millones

Primero se intentó el embargo de las fincas que Grau Font tenía a su nombre, pero no se pudo trabar activo alguno porque figuraban a nombre de sus descendientes o sociedades de su grupo familiar. La familia Grau acumula un considerable patrimonio en bienes inmuebles y heredades. Venancio Grau es consejero delegado de Giró Poma, de Ullà, una de las principales productoras de manzanas de España. Dicha empresa posee unos activos de 27 millones. El año pasado logró ventas por importe de 24 millones, con un beneficio de 427.000 euros. Asimismo, Venancio Grau y su hermano Narciso son administradores y accionistas de la patrimonial familiar Serrater, que cuenta con activos por importe de 4 millones.