Menú Buscar
La aplicación de Easypark, la empresa enfrentada con Colau por la concesión de pago digital de zona azul y verde / CG

La justicia obliga a Colau a incluir a Easypark en el cobro de zonas azules

La empresa denunció que Barcelona Serveis Municipals restringía la competencia al permitir solo a cuatro operadores y pedía medidas cautelares

08.07.2019 11:45 h.
3 min

Golpe contra el equipo de Gobierno de Barcelona, encabezado por Ada Colau, por la gestión del cobro a través de móvil de las zonas azules y verdes de la Ciudad Condal. La sección 15 de lo Civil de la Audiencia Provincial ha obligado a Barcelona Serveis Municipals (BSM) a incluir de forma cautelar a Easypark España como operadora de pagos digital en la plataforma que se usa en los aparcamientos en superficie. La decisión no acepta recurso, con lo que la operadora privada dispone de veinte días para interponer la demanda antes de que decaigan estas medidas. 

El juzgado considera que hay indicios de que BSM “tiene una posición de dominio en el mercado de gestión de áreas de estacionamiento regulado”. Easypark había presentado recurso contra la decisión del juzgado de primera instancia que no le dio la razón.

Polémica

Esypark (entonces Park Smart Solutions) había conseguido un contrato con el Ayuntamiento de Barcelona en 2014, cuando Xavier Trias (CiU) era alcalde de la corporación. La empresa privada y los responsables municipales desarrollaron la plataforma Iparking para cobrar a través del móvil que es objeto de la polémica. 

El contrato tenía una vigencia de cuatro años y se podría prorrogar por dos más mediante acuerdo entre las partes. En 2015, cuando BComú tomó el poder en Barcelona, se constituyó la Plataforma Metropolitana, una entidad que agrupaba los intereses del Ayuntamiento, la Diputación y el AMB. Pedía que la innovación tecnológica en el pago de la zona azul no se limitara sólo a Barcelona, reclamaba que también se pudiera usar en todos los municipios metropolitanos. Es decir, apuntaba hacia una nueva licitación del servicio. 

Licitación bajo lupa

Finalmente, esta intención se materializó en un nuevo concurso público de BSM que restringía la competencia a cuatro operadores privados. Easpary presentó una plica, pero la oferta no consiguió alcanzar las puntuaciones más altas en la mesa de licitación. De hecho, ocho empresas empataron al final del proceso. Los responsables municipales decidieron entonces asignar el servicio de pago a través del móvil en las zonas azules y verdes a cuatro compañías por sorteo. 

Fue a raíz de esta adjudicación que la empresa que ha conseguido ahora las medidas cautelares inició su batalla judicial. Argumentó que la progresividad en implementar la Plataforma Metropolitana no justificaba "el número de licitadores” que se había impuesto en el proceso. La Audiencia de Barcelona estudiará a fondo el caso en los próximos meses.