Menú Buscar
Botellas de bebidas azucaradas envasadas

La justicia anula el impuesto catalán sobre las bebidas azucaradas

El TSJC estima el recurso interpuesto por asociaciones de distribución, supermercados, comercios y restauración y considera el decreto nulo de pleno derecho

Gerard Mateo
11.07.2019 15:39 h.
3 min

El Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) anula el impuesto sobre las bebidas azucaradas envasadas. La sentencia no es firme; cabe recurso de casación.

La sección segunda de la sala de lo contencioso administrativo del TSJC ha estimado el recurso interpuesto por varias asociaciones de distribución, cadenas de supermercados, comercios y restauración contra el reglamento, de 20 de junio de 2017, que grava estos productos y lo suspende. Considera que la Administración ha prescindido de trámites esenciales de consulta, audiencia e información públicas para aprobar el decreto y lo declara nulo de pleno derecho.

Acuerdo de JxSí y la CUP

En concreto, habían recurrido la Asociación Nacional de Grandes Empresas de Distribución (Anged), la Asociación de Cadenas Españolas de Supermercados (Aces), la Asociación Española de Distribuidores de Autoservicios y Supermercados (Asedas), la Federación Española de Industrias de la Alimentación y Bebidas (Fiab), la Asociación Española de Codificación Comercial (Aecoc), la Asociación Empresarial de Marcas de Restauración y Asociación Promarca.

El polémico decreto –la medida entró en vigor el 1 de mayo del 2017– salió adelante con los 82 votos de JxSí, CUP y CSQP, mientras que PP, PSC y Ciudadanos (47 en total) votaron en contra. Ya entonces, los socialistas reprocharon la falta de diálogo del Govern con el sector empresarial afectado y advirtieron de que la tasa repercutiría en el consumidor. Populares y naranjas también criticaron la subida de impuestos, defendida en el marco de impulsar hábitos saludables en la población. La Generalitat pretendía ingresar alrededor de 40 millones de euros anuales​ con esta medida.

Así afectaba la tasa

La tasa imponía una carga de 0,08 euros por litro si la bebida contenía entre cinco y ocho gramos de azúcar añadido; y hasta 0,12 euros a partir de ocho gramos. Así, por ejemplo, una botella de dos litros de una conocida marca de refrescos podía costar 0,2 euros más, un 17% adicional. Una lata, un 9% más (0,04 euros).

El impuesto afectaba a las colas, refrescos de todo tipo, zumos, néctares, aguas con sabores, bebidas isotónicas y deportivas, té o café helado y bebidas con base de leche. La sentencia, por cierto, también condena a costas a la Generalitat.

¿Quiere hacer un comentario?
Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información