Menú Buscar
Oriol Junqueras, vicepresidente económico catalán, este viernes en la XXXII Reunión del Círculo de Economía en Sitges.

Junqueras evita comprometerse ante el empresariado a no tocar el IRPF a las rentas altas

El vicepresidente económico de la Generalitat afirma que el único compromiso del Gobierno es rebajar la presión fiscal a las rentas medias y bajas

Cristina Farrés / María Jesús Cañizares
3 min

Los empresarios reunidos en la XXXII Reunión del Círculo de Economía de Sitges han recibido al vicepresidente económico de la Generalitat de Cataluña, Oriol Junqueras, con el objetivo de arrancarle el compromiso de no incrementar la fiscalidad a las rentas más altas. Así se lo ha preguntado y repreguntado, pero el líder de ERC ha sido muy hábil en el auditorio primero y en un encuentro con los medios después en eludir tomar un compromiso claro en este sentido.

"Nuestro objetivo es bajar el IRPF a las rentas medias y bajas", ha repetido en varias ocasiones. No ha querido discrepar abiertamente con el presidente Carles Puigdemont, quien el día anterior había manifestado abiertamente que las modificaciones de tasas para aligerar la carga fiscal se centrarían sólo en los tramos más bajos.

Puentes de diálogo con Madrid

Ha sido la segunda ocasión en la que Junqueras ha hablado en el foro catalán. De nuevo, ha aparecido sin papeles y con un discurso centrado en ofrecer una master class macroeconómica que se ha segudio con cierta atención. Más por la puesta en escena que por las claves que ha ofrecido para interpretar el momento actual.

El interés de la sala ha ido hacia otro lado. En clarificar sus intenciones fiscales y cómo iba a reaccionar ante el procés, especialmente por los retos económicos catalanes actuales. Junqueras ha reconocido que tenían "proyectos políticos en las antípodas" con el ministro de Hacienda y Administraciones Públicas en funciones, Cristóbal Montoro, pero se ha mostrado confiado en poder tender puentes de diálogo y mantener unas relaciones "educadas y cordiales". "Especialmente en el ámbito técnico", ha remarcado.

Rebaja del rating

No era el mejor día del mundo para el vicepresidente económico catalán. Ha llegado a Sitges con una nueva rebaja del rating de Moody’s de la deuda catalana hasta el grado de bono basura de telón de fondo. "No tiene sentido juzgar a una Administración que sólo controla el 5% de sus ingresos", ha justificado antes de la conferencia. Es decir, el peso de los impuestos propios y cedidos.

Junqueras ha asegurado que el varapalo de la agencia se lo debía apuntar en verdad el Gobierno central, el causante de la situación económica catalana según su valoración.