Menú Buscar
Julius Baer, entidad suiza de banca privada, se interesa por las inmobiliarias españolas a través de Kairos, su filial italiana

Los suizos de Julius Baer meten 120 millones en el ladrillo español

Tras apoyar a las inmobiliarias Quabit y Neinor, la banca privada helvética invierte 48 millones en Metrovacesa, confiando en que cumpla con los planes de negocio previstos

5 min

Los grandes inversores institucionales han respaldado a pies juntillas el resurgir del sector inmobiliario español en todos los segmentos, especialmente oficinas, centros comerciales, hoteles y plataformas logísticas, a través de las decenas de socimis constituidas.

En el caso del residencial, también, aunque de una manera un tanto desigual. A manos llenas para hacerse con grandes carteras de viviendas ya construidas para destinarlas al alquiler, como ha sido el caso del fondo Blackstone, pero un tanto con el freno de mano echado en lo que se refiere a la promoción residencial.

Resultados a largo plazo

Se trata de una inversión que requiere armarse de paciencia, ya que los resultados esperados, de producirse, tardan en llegar, ya que estos inversores han llegado al capital de las inmobiliarias cotizadas al inicio del proceso de producción, con la compra de suelos donde levantar las decenas de miles de viviendas previstas que deberían entregarse en el plazo de un lustro.

Y, a la vista del discurrir bursátil, la mayoría de estas inmobiliarias, con grandes planes de negocio sobre la mesa, siguen por debajo de las expectativas generadas, cotizando a precios inferiores a los que salieron a Bolsa o reiniciaron su recuperación tras la hecatombe acaecida tras el estallido de la burbuja hace una década.

Confianza alta

No obstante, y a pesar de las incertidumbres que se ciernen sobre la situación económica general, tanto dentro como fuera de España, la confianza en que estas inmobiliarias puedan sacar adelante sus ambiciosos planes de negocio sigue siendo alta.

Así parece ponerlo de manifiesto la banca suiza Julius Baer, que acaba de inyectar 48 millones de euros en Metrovacesa para alcanzar el 3% de la inmobiliaria controlada por Santander y BBVA, los dos grandes bancos españoles, con el 49,36% y el 20,85%, respectivamente, y en cuyo capital también figura el fondo Blackstone, a través del 3,95% que ostenta Quasar Investments.

Errático transitar de Metrovacesa en Bolsa

A la hora de invertir estos 48 millones, a través de dos vehículos de su sociedad Kairos, los helvéticos de Julius Baer --banco privado dirigido en España por la ilicitana Carolina Martínez-Caro-- parecen haber relegado a un segundo plano la valoración sobre el tránsito de la inmobiliaria por el parqué, cuando está a punto de cumplirse un año de su regreso tras un lustro de ausencia.

En esos 12 meses, la inmobiliaria que como consejero delegado dirige Jorge Pérez de Leza no ha levantado cabeza. Salían las acciones a cotizar el 6 de febrero de 2018 a un precio de 16,5 euros, con una capitalización de 2.502 millones de euros, y ese mismo día lo dejaba en los 16.

Caída del 37% en un año

Desde entonces, imparable tendencia negativa hasta alcanzar este jueves su precio más bajo, al cerrar en 10,46 euros, que dejaba el valor de mercado de Metrovacesa en 1.586 millones de euros, casi un 37% por debajo del fijado hace un año en su salida a Bolsa.

Tampoco los números son para tirar cohetes. A la espera de que el próximo 28 de febrero presente las cuentas del ejercicio 2018, hasta septiembre Metrovacesa acreditaba unas pérdidas de 9,3 millones --la mitad por los costes de la salida a Bolsa--, con unos ingresos de 93 millones y un Ebitda negativo de 7,4 millones.

Por lo tanto, las razones de esa inversión de Julius Baer en Metrovacesa hay que acotarlas en la esperanza de que la inmobiliaria ponga en el mercado 4.000 viviendas hasta 2021 y, sobre todo, logre venderlas.

Julius Baer en Quabit y Neinor

La entrada de la entidad helvética de banca privada en la centenaria inmobiliaria se une a las realizadas, a principios de 2018, en otras dos promotoras cotizadas, Quabit y Neinor, en las que Julius Baer mantiene el 9,8% y el 4,96%, respectivamente, que capitalizan por 22 y 50 millones de euros.

Como le ocurre a Metrovacesa, tampoco Quabit y Neinor pueden alardear de cotización. La inmobiliaria presidida por Félix Abánades transita, sin pena ni gloria, en el entorno de 1,5 euros por acción, mientras que Neinor, dirigida por Juan Velayos, anda en los 13 euros, un 21% por debajo de los 16,46 euros en los salía a Bolsa a finales de marzo de 2017.