Menú Buscar
Varios juguetes en la estantería de un centro comercial / EUROPA PRESS

Los jugueteros prevén un incremento de las ventas del 5% tras la crisis de 2018

El sector supera la pérdida de confianza del año pasado tras la quiebra de grandes cadenas como Toys R Us

3 min

Los jugueteros españoles prevén cerrar el ejercicio con un incremento de las ventas de entre el 4 y el 5% con respecto a 2018, cuando el sector estuvo marcado por la perdida de confianza generalizada de los grandes distribuidores como Toys R Us o Poly. Los pronósticos pasan por una facturación superior a los 1.600 millones de euros.

La Asociación Española de Fabricantes de Juguetes (AEFJ) prevé un crecimiento del mercado interior del 4%, mientras que las exportaciones se incrementarán el 7%. Pese a las “buenas expectativas”, desde la AEFJ han reconocido este martes que el sector se la juega en los últimos tres meses del año, que concentran el 63% de las ventas anuales.

Recuperación de la confianza

Así, la buena marcha del sector contrasta con la caída del 4% que se registró en 2018 tras la quiebra de las grandes cadenas, como Toys R Us. "Parece que esta situación se ha revertido con la apuesta por parte de la distribución de tiendas más experienciales y su combinación con el canal online", ha explicado José Antonio Pastor, presidente de la AEFJ, quien también ha achacado la previsión de crecimiento al esfuerzo de los fabricantes por la constante renovación de sus catálogos.

Además de por la renovación de la oferta de las jugueteras, otro de las factores de impulso se encuentra en los lanzamientos cinematográficos que se han producido este año, como Parque Jurásico, Stars Wars, Toy Story o Frozen, lo que elevará las ventas de los juguetes con licencia, que suponen el 26%.

Menos peso del canal 'online'

El gasto en juguetes se situará este año en 190 euros por niño y el canal online aportará el 20% de las ventas totales, dos puntos más que en 2018 aunque se mantendrá aún lejos de países como Francia (30%), Alemania (40%) o Reino Unido (40%).

Entre las posibles amenazas para el sector, Pastor ha señalado el mantenimiento de la inestabilidad política, la recesión económica mundial o el temor a un brexit duro, dado que el Reino Unido figura entre los cinco primeros mercados para las exportaciones españolas de juguetes.