Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
El expresidente de Caixabank Isidro Fainé (i) y el presidente de Repsol, Antonio Brufau (d) / EFE

El juez desvincula del 'caso Villarejo' a Caixabank, Repsol, Fainé y Brufau

García-Castellón archiva la causa abierta sobre ellos por falta de indicios, por un lado, y la existencia de mecanismos de precaución adecuados, por el otro

3 min

El juez de la Audiencia Nacional Manuel García-Castellón desvincula de Tándem --pieza separada del caso Villarejo-- a Caixabank, Repsol, al expresidente del banco Isidro Fainé y al presidente de la petrolera, Antonio Brufau. Los investigaba por la contratación del comisario José Manuel Villarejo para, presuntamente, espiar al entonces jefe de Sacyr, Luis del Rivero. Pero los ha desimputado.

En el caso de Fainé y Brufau, García-Castellón deja de investigarlos por falta de "indicios" que apunten a que los presidentes de las compañías "interviniesen de manera directa en los hechos investigados", por lo que "no es posible" transferirles a ellos una "obligación de supervisión y vigilancia corporativa que está delegada en los órganos competentes para ello".

Mecanismos de prevención adecuados

En cuanto a Repsol y Caixabank como personas jurídicas, el magistrado ha comprobado que tenían mecanismos de prevención "adecuados", con "independencia de la final ocurrencia de los hechos objeto de investigación".

En concreto, estaban bajo la lupa por el llamado Proyecto Wine, por el que se habría encargado a Cenyt (vinculada a Villarejo) que espiara a Del Rivero para evitar que este último se hiciera con el control de Repsol a través de una alianza con la petrolera Pemex. Sin embargo, entiende el magistrado que "no puede exigirse responsabilidad a la persona jurídica por la mera comisión por alguno de sus directivos o empleados de alguno de los delitos previstos en el Código Penal".

Evitar daños reputacionales

El juez imputó a Repsol y Caixabank el 8 de julio; en abril abrió investigación sobre Brufau y Fainé. Ahora, García-Castellón añade que el sobreseimiento "redunda en que los procesos penales no deben sufrir dilaciones indebidas" y "deben evitar los daños reputacionales de naturaleza empresarial que implicaría" mantener una línea de investigación insustancial.

No existen en el presente caso, añade el magistrado, "razones que justifiquen seguir adelante en la causa con alguna persona, ya sea esta física o jurídica".