Menú Buscar
Juan Antonio Ibáñez, el ya expresidente de la inmobiliaria Urbas que ha pasado el testigo a Juan Antonio Acedo Fernández / URBAS

Juan Antonio Acedo accede a la presidencia de Urbas

El consejo de administración de la inmobiliaria nombra por unanimidad al sustituto de Juan Antonio Ibáñez

3 min

Juan Antonio Acedo Fernández se ha convertido este miércoles en el nuevo presidente de Urbas. El consejo de administración de la inmobiliaria ha nombrado por unanimidad al dueño de casi el 27% del capital del grupo, a través de Quamtium Venture, sustituto de Juan Antonio Ibáñez.

Ingeniero de caminos, hasta la fecha ocupaba la vicepresidencia de la compañía. Hecho que le otorga un conocimiento extenso tanto de las necesidades de la gestión diaria como de los grandes retos de futuro. Los portavoces de Urbas también destacan que cuenta con experiencia destacada en la administración de “empresas no cotizadas y sociedades que no negocian en bolsa”.

Subida en la cotización

Este perfil deberá cambiar. Urbas cotiza en el mercado continuo y los accionistas han recibido con los brazos abiertos el cambio en la presidencia. Los títulos han sumado un repunte del 13,95% de su valor hasta media sesión.

Sus primeras declaraciones públicas tras asumir la primera silla de la empresa han servido para agradecer la confianza que le han depositado los miembros del órgano directivo. Se ha mostrado dispuesto a “asumir el reto de guiar Urbas en esta nueva etapa”, que augura “brillante”.

Nuevo plan estratégico

La empresa especializada en la promoción inmobiliaria y la gestión de suelo presentó a finales de diciembre su plan estratégico que estará vigente hasta 2024. Su pilar principal es la puesta en valor de los activos, por lo que se espera una reorganización de las carteras en los próximos meses.

También fijó como una necesidad la reducción del volumen de deuda que arrastra. El objetivo es quedarse en los 86 millones de euros, una cifra que consideran que les permitirá estar cómodos en las nuevas inversiones que se quieren abordar. Para ello, debe desprenderse de algunos activos y reestructurar el pasivo. Casi 40 millones de euros del total se mantiene con la Sociedad de Gestión de Activos Procedentes de la Reestructuración Bancaria (Sareb) que se deben amortizar en ocho años.

Si se cumple el plan, al final del periodo Urbas estará valorada en 464 millones de euros frente a los 405 millones actuales.