Menú Buscar
El presidente de Aena, José Manuel Vargas, durante un acto del operador aeronáutico.

José Manuel Vargas, el empresario con temple

El presidente de Aena representa un modelo de empresario que ha conquistado sus metas profesionales en diversos sectores

Redacción
3 min
El presidente de Aena, José Manuel Vargas, ha sido elegido como mejor Directivo del Año 2015 por la Asociación Española de Directivos (AED), que desde 1992 entrega el Premio AED al directivo más valorado. Aunque tiene una trayectoria dilatada, su mérito principal es la gestióin al frente de Aena, la última privatización.

José Manuel Vargas es un madrileño que, con apenas 46 años, ha logrado situarse al frente de algunas de las compañías más importantes tanto a nivel nacional como internacional. Galardonado por su actual cargo como presidente del operador aeroportuario, Vargas ha conseguido revalorizar las acciones de Aena en un 106% desde su salida en bolsa.

Contraste con el Ibex

El mérito del pilotaje de esta empresa, protagonista de la última privatización que se ha hecho en España, se aprecia cuando se contrasta su revalorización en bolsa --ha duplicado su valor-- cuando el índice general ha perdido un 24%. 

Los que han seguido su trayectoria reconocen su impulso innovador, una característica que aplica a todas las aventuras profesionales que emprende. Durante sus 10 años en Vocento fue adquiriendo más y más responsabilidades, pasando de director general jurídico y secretario del consejo del diario ABC, a director general financiero y, finalmente, consejero delegado del grupo de 2008 a 2011.

En su experiencia profesional también ocupan puestos importantes su paso por la célebre auditora PriceWaterhouseCoupers, y sus labores como director financiero y secretario general de JOTSA, del Grupo Philipp Holzmann.

Temple ante los obstáculos

Uno de los méritos por los que Vargas se ha hecho con el galardón es por su contribución en la generación de riqueza y empleo. Y es que este empresario madrileño cogió las riendas de Aena en un momento crucial para la compañía, cuando tuvo que tuvo que paralizar la venta de los aeropuertos de Adolfo Suárez-Barajas y El Prat y afrontar la privatización parcial del ente público.

El actual presidente de Aena mostró temple y lucidez para llevar a cabo una reconversación del negocio que, a todas luces, ha supuesto un éxito empresarial, sabiendo gestionar la compleja transición que representa la transformación de una compañía que cuenta con más de 13.000 profesionales.

El hecho de que el premio haya sido otorgado por un jurado formado por profesionales de diversos ámbitos --empresarial, periodístico y académico-- da mayor validez al reconocimiento de Vargas, puesto que es fruto de un consenso muy transversal sobre su figura.

Vargas también representa un modelo de empresario que ha conquistado sus metas profesionales al tiempo que ostenta un amplio bagaje formativo. Está titulado en Ciencias Económicas y Empresariales y en Derecho y, además, es censor jurado de cuentas. La segunda licenciatura, la de Derecho, la cursó en la Universidad Nacional de Eduación a Distancia (UNED) con el fin de no aparcar sus compromisos laborales.