Menú Buscar
Los empleados de hostelería, entre los más afectados para adecuarse al registro horario / EFE

Las jornadas flexibles en hostelería chocan con el registro horario

Los empresarios del sector piden paciencia en la aplicación de la norma porque "no somos una fábrica con horarios a rajatabla"

19.05.2019 11:35 h.
4 min

Empresarios y empleados siguen ajustando los cambios para ajustarse a la obligación de llevar a cabo un registro horario de la jornada laboral. El sector de la hostelería es uno de los más afectados por las circunstancias especiales en las que se desarrolla la actividad.

El presidente de la Confederación de Empresarios de Hostelería de España (CEHE), José Luis Yzuel, cree que la medida que obliga a un registro horario de la jornada laboral afectará a los hosteleros dado el modelo de negocio flexible, basado en el servicio al cliente, y en la medida en que hasta ahora se trabajaba conforme a "pactos tácitos" que ahora tendrán que llevarse al convenio, lo que conllevará también negociar nuevas opciones. No obstante, y a la espera de cómo se implanta, recuerda que muchas empresas ya cuentan con "registros digitales".

"No somos una fábrica con horarios a rajatabla"

"Nosotros no somos una fábrica, somos un modelo de negocio donde dependemos mucho del cliente y donde tenemos horarios que digamos no son a rajatabla. En hostelería, si la cocina dice que se cierra a las doce pero entra un cliente a las doce menos diez pues en general se le da de cenar", afirma Yzuel.

El sector de la hostelería cuenta con convenios de flexibilidad que incluyen bolsas de horas, de forma que si ha habido un exceso de horas de trabajo en picos de actividad al final del año se compensan con vacaciones en temporada baja, ya que por el tipo de negocio siempre se hacen más horas pactadas y recogidas en el salario.

Sueldo pactado con flexibilidad horaria

"Lo que antes se pactaba tácitamente entre los trabajadores y la empresas ahora hay que llevarlo a los convenios que permitan este tipo de actuaciones", ha señalado. No obstante, considera la obligatoriedad de un registro llevará a negociar nuevas opciones que no se habían planteado hasta ahora cuando se pactaba un sueldo que incluía cierta flexibilidad de jornada.

"No es que el trabajador estuviera desamparado --señala tras ser cuestionado por el número de horas extras elevado en el sector-- es que nuestro modelo de negocio es complejo porque no siempre puedes planificar la hora, nosotros dependemos de nuestros clientes, de si ha llovido o no", apunta.

Aplicación con normalidad

De momento, en la mayoría del sector ya se está aplicando con normalidad, con firmas de fichas y con la recogida de datos en aquellas empresas que ya contaban con un registro mediante la huella digital. "Tenemos un modelo de ficha que fue compactado con la idea de todas las asociaciones", explica.

En los hoteles, la Confederación Estatal de Hoteles y Alojamientos Turísticos (CEHAT) ha distribuido una circular entre sus asociados para recordarles la obligatoriedad del registro y los aspectos más relevantes de la nueva normativa en cuanto a la compensación por exceso o por defecto de las diferencias de jornada.

Así, la compensación entre la jornada realizada y la duración máxima de la jornada ordinaria legal o pactada será exigible, según lo acordado en convenio colectivo o, a falta de previsión al respecto, por acuerdo entre la empresa y los representantes de los trabajadores. En defecto de pacto, las diferencias derivadas de la distribución irregular de la jornada deberán quedar compensadas en el plazo de doce meses desde que se produzcan.

¿Quiere hacer un comentario?
Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información