Menú Buscar
Trabajadores durante su jornada laboral / UNSPLASH

Jornada intensiva en verano: ¿sí o no?

Cuatro de cada 10 trabajadores españoles disfrutan de jornada intensiva en verano y a otros cuatro de cada 10 les gustaría tenerla

3 min

Durante los meses de verano muchos profesionales se benefician de la jornada intensiva, lo que les permite disponer de más tiempo libre para descansar, desconectar y aprovechar al máximo las tardes soleadas. Pero, ¿están los españoles a favor o en contra de la jornada intensiva?

El 39% de la población activa ocupada en España afirma disfrutar de jornada intensiva en verano, mientras que otro 40% reconoce que le gustaría tenerla. Son datos extraídos de una encuesta elaborada por el portal InfoJobs en la que participaron más de 1.000 empresas y a una muestra representativa de 3.000 individuos de la población activa española.

Conciliación laboral

Las empresas son cada vez más conscientes de la importancia de aplicar medidas como la conciliación para atraer y retener talento en su equipo. De hecho, seis de cada 10 negocios aplican cada vez más medidas de conciliación laboral. Del total de éstas, el 34% declara que la jornada intensiva en verano es una de las iniciativas ofertadas para sus trabajadores.

Por tamaños, las grandes empresas son las que aplican en mayor medida este horario. El 51% de las empresas de más de 50 empleados hace jornada intensiva en verano, un porcentaje que baja hasta el 33% en el caso de las empresas de 10 a 49 empleados y al 21% cuando se trata de empresas de menos de 10 trabajadores.

Ideas para aprovechar las tardes

La jornada intensiva suele implicar que el trabajador se incorpore más temprano a su puesto y, por ende, el horario de salida de la oficina también llega antes. Este cambio horario ofrece un amplio abanico de posibilidades para disfrutar de la tarde.

Entre las propuestas de InfoJobs para que los españoles disfruten al máximo de sus tardes libres durante la jornada intensiva se encuentran disfrutar de los libros, series o películas a los que no se les han podido dedicar tiempo durante el invierno, jugar a ser turista en la propia ciudad, hacer ejercicio, quedar con aquellas personas a las que no se visita desde hace tiempo o salir de la ciudad y visitar parajes naturales cercanos. Aunque también se puede dedicar ese tiempo a uno mismo y, por supuesto, a descansar.