Menú Buscar
Jordi Sevilla dejará este martes la presidencia de Red Eléctrica / EP

Jordi Sevilla abandona la presidencia de REE por diferencias con el Gobierno

El ex ministro fue nombrado a mediados de 2018, tras el triunfo de la moción de censura de Pedro Sánchez

3 min

Red Eléctrica afrontará una crisis en el consejo de administración convocado para este martes, en el que Jordi Sevilla presentará su dimisión como presidente. La decisión, adelantada por la edición digital del diario Cinco Días, estaría relacionada con las divergencias entre el directivo y el actual Gobierno, de acuerdo con fuentes del mercado.

La compañía ha confirmado oficialmente a Crónica Global que Sevilla comunicará su decisión en la reunión prevista para mañana, aunque se desconoce si el consejo tendrá ya sobre la mesa una propuesta para nombrar un sustituto. A media mañana de este lunes reconocía de forma pública la dimisión a través de un escueto comunicado a la Comisión Nacional del Mercado de Valores

Compra de Hispasat

Sevilla fue nombrado presidente de Red Eléctrica a mediados de 2018, a raíz del cambio de Gobierno propiciado por el triunfo de la moción de censura contra el Ejecutivo que lideraba Mariano Rajoy. El ex ministro sustituyó en el cargo a José Folgado.

Durante su mandato afrontó la adquisición de la mayoría del capital de Hispasat a Abertis, cuyos nuevos socios (Atlantia y ACS) decidieron vender después de tomar el control de la concesionaria. Fue una decisión algo controvertida que ya había sido diseñada por el anterior Gobierno como medida para evitar que un grupo estratégico como el gestor de satélites pudiera caer en manos extranjeras.

Hachazo de la CNMC

El todavía presidente de REE fue uno de los más beligerantes con los recortes a las retribuciones propuestos el pasado verano por la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) y no dudó en denunciar que, si se aplicaban, repercutiría de forma negativa en los planes del Gobierno para llevar a cabo la transición energética.

A finales del pasado año, la compañía anunció un pequeño ajuste de plantilla, el primero de su historia, como consecuencia de la reducción de las retribuciones. Con todo, afectó a menos de 50 de los 1.800 empleados. REE anunció que mantendría el dividendo y también sus planes de crecimiento, que incluían una inversión de 6.000 millones de euros durante los próximos ejercicios.