Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Joan Gaspart, el dueño de Husa Hoteles que va ahora a liquidación / CG

La hotelera de Joan Gaspart, Husa, entra en liquidación

El grupo ha incumplido el convenio con el que superó el último concurso de acreedores al quedarse sin operativa en España

4 min

El grupo hotelero del empresario Joan Gaspart, Husa, va a liquidación. El grupo ha anunciado que no puede hacer frente a las obligaciones de pago del convenio de acreedores que firmó en 2015 para superar la quiebra que había reconocido un año antes. En el momento de llevar los libros al Juzgado Mercantil 3 de Barcelona reconoció un pasivo de 250 millones de euros y, finalmente, consiguió una quita del 95% de los créditos ordinarios (90 millones), la cesión de activos valorados en 80 millones a la banca y 25 millones más a las administraciones públicas.

Con todo, seis años después no puede cumplir con el retorno de ese 5% restante. Por ello Hostelería Unida, la matriz del grupo, y dos de sus filiales, Hostelería Unida Dos y Hoteles Jagoe, han vuelto de nuevo a los juzgados. En esta ocasión, tutelará la liquidación del grupo la juez Berta Pellicer.

Pago de 10 millones en febrero

El convenio firmado en 2015 indicaba que Gaspart debía abonar el 18 de febrero de 2021 unos 10 millones de euros de la deuda que quedó viva de la reestructuración. Fue entonces cuándo la empresa mandó un escrito al juzgado para comunicar que no disponían de los recursos para hacer frente a esta cantidad, tal y como publica La Vanguardia.

Por ley, la única alternativa actual es volver a la tutela de la sección mercantil para intentar vender de forma ordenada los activos que queden en el grupo y repartir la cantidad obtenida entre los acreedores. La mayoría de ellos, financieros que ya han ejecutado hipotecas por los impagos. Hacienda y Seguridad Social también están en el pool de acreedores con embargos ya activados. En cuanto a la histórica empresa catalana, se disolverá.

Empresa sin activos

Cabe tener en cuenta que la liquidación implica que todas las quitas pactadas con anterioridad desparecen. Por lo que Husa podría hacer frente de nuevo a una deuda de 250 millones. Como no hay activos, lo normal es que la desaparición del grupo sea rápida y que no derive en nada más. Y es que la firma, en estos momentos, no tiene nada que ofrecer y los acreedores son conscientes de ello.

Todo ello ocurre de forma paralela al anuncio del propio Gaspart de que “aparcaba” Husa como marca por el impacto de la crisis del coronavirus. Anunció que la compañía ya no gestionaba ningún hotel bajo la enseña y que su próximo objetivo era abrir negocio en China. Constituyó la sociedad Husa Fénix, pero la pandemia frustró el proyecto. Tampoco ha prosperado su intento de dar forma a una consultoría para conseguir ingresos.

Una saga hotelera

La actividad hotelera de la familia Gaspart se remonta a 1940. Josep Gaspart, el abuelo del que fuera presidente del Barça, fundó junto a otros socios la hotelera Lisa. Pasó a manos de Joan Gaspart Bonet, el padre del empresario, en 1974. Fue en ese momento cuándo se produce por su parte la compra de la marca Husa y se inicia su expansión.

Llegó a operar 160 establecimientos con más de 12.000 camas en sus años dorados. Con todo, sufrió varias crisis hasta que la doble recesión de la década pasada le dio la puntilla final. Ahora, de forma definitiva.

Los Gaspart continúan implicados de forma muy directa en el sector. Tres de los cinco hijos del empresario han creado Atiram, una firma que opera hoteles con un perfil más boutique. Además, uno de sus nietos está en el equipo fundador de la startup By Hours.