Menú Buscar
Javier Pacheco, secretario general de la CCOO, imagen de archivo / CG

Javier Pacheco, virtual nuevo secretario general de CCOO de Cataluña

El máximo dirigente de la poderosa federación de industria es el único que ha presentado candidatura dentro de plazo para tomar el relevo de Joan Carles Gallego

3 min

Javier Pacheco es desde este miércoles de forma virtual el nuevo secretario general de CCOO de Cataluña. El máximo dirigente de la todopoderosa federación de Industria es el único que ha presentado una candidatura para tomar el relevo de Joan Carles Gallego al frente del sindicato en el plazo previsto en los estatutos.

Con todo, la organización no renuncia a imprimir un carácter democrático a la elección de Pacheco en el 11 congreso que se celebrará el próximo abril en Barcelona. La dirección ha anunciado que Pacheco deberá recoger 5.000 avales para que se pueda formalizar la candidatura en cinco meses. Advierte que el procedimiento diseñado deja la puerta abierta a una candidatura alternativa si cualquier delegado recoge los apoyos del 10% del cuadro representativo del congreso mientras se celebra, aunque es un escenario poco probable.

Formación sindical en Nissan Zona Franca

Pacheco y su equipo, gente sobre todo de su federación de referencia, deberán ahora recorrer el territorio para “presentar la candidatura”. Otra formalidad, ya que el responsable de industria prepara desde hace tiempo su salto a la secretaría general.

Nacido el 21 de noviembre de 1970 en Barcelona, es hijo de emigrantes extremeños. Cuenta con estudios de grado medio de formación profesional de automoción y una larga trayectoria sindical que empezó en la factoría de Nissan de Zona Franca. Llegó a la presidencia del comité intercentros de la empresa en 2001. Aún forma parte de la plantilla de la compañía, aunque en 2009 dejó el día a día del grupo para liderar la entonces llamada federación minerometalúrgica de la organización en un momento muy duro.

Papel activo en la negociación colectiva

Ha participado en primera persona en la negociación de la oleada de expedientes de regulación de empleo (ERE) y reestructuraciones que han tenido lugar en Cataluña a lo largo de la crisis y ahora repuntan de nuevo, en gran medida por el temor de un cambio de legislación laboral tal y como reconocen los empresarios. También ha ejercido un papel clave en renovar los convenios colectivos del metal y en impulsar un marco laboral con las mismas condiciones para toda Cataluña, la iniciativa que hizo aguas con la crisis de la gran patronal del sector, la Unión Patronal Metalúrgica, tras el estallido del caso Marsal.

Tiene fama de ser un tipo duro en la negociación pero con el que se puede transaccional. Está afiliado a CCOO desde medianos de los años 90.