Menú Buscar
Jaume Roures, propietario de Mediapro / EFE

Jaume Roures debe ya 3,4 millones al Ayuntamiento de Barcelona

El consistorio decidió vender las acciones del edificio Imagina pero el proceso continúa atascado y el pasivo del empresario sigue creciendo

21.10.2017 00:00 h.
3 min

El magnate de la comunicación Jaume Roures continúa en la lista de morosos del Ayuntamiento de Barcelona. La empresa de su propiedad, Mediapro, está ubicada en el edificio Imagina, situado en el número 177 de la avenida Diagonal de la capital catalana, que pertenece a Mediacomplex SA, cuyo 33% es de Bimsa, entidad del consistorio.

El otro 66% de la sociedad mixta está formado por Rilson XXI Inmuebles SL, propiedad de Mediapro. Los inicios del pacto se remontan al año 2004, cuando Roures firmó un acuerdo con el entonces alcalde, Joan Clos, para construir el inmueble.

Ni un céntimo

El consistorio pagó los 16,8 millones de euros necesarios para llevar a cabo el proyecto y Rilson tenía que abonar un canon por el uso del suelo, ya que era municipal. Pero nunca lo hizo. No ha pagado ni un solo céntimo desde que se instaló en el distrito 22@ y acumula ya una deuda de 3.371.588,19 euros con el Ayuntamiento de Barcelona.

Una situación extraña si se tiene en cuenta que a Roures nunca se le ha reclamado esta deuda de forma judicial. El portavoz adjunto del grupo popular en el consistorio barcelonés, Javier Mulleras, ironiza con la cena que el magnate organizó en agosto en su casa —a la que acudieron Pablo Iglesias, Xavier Domènech y Oriol Junqueras—, con la posibilidad de que entre los pactos del evento estuviera la condonación de esta deuda.

Mulleras no se explica por qué el edificio Imagina fue el “centro de información del referéndum ilegal” y añade que, con el dinero que ganó cobrándole entrada a los periodistas para poder seguir la actualidad, podría haber saldado, al menos, una parte del adeudo.

Venta atascada

El equipo de gobierno de Ada Colau decidió hace cinco meses deshacerse de toda relación que le une —por lo menos de forma contractual— con el empresario. El consejo de administración de Bimsa decidió subastar las acciones de la sociedad mixta y votaron a favor los comunes, PSC, ERC y Cs, mientras que PP y PDeCAT se abstuvieron.

El traspaso de las acciones —saldrán a la venta por un precio de 2.640,49 euros— tenía que debatirse en comisión y, posteriormente, en el Pleno municipal en un periodo máximo de seis meses. Pero la situación continúa atascada y Roures sigue sin pagar.