Menú Buscar
Jaume Roures se ha hecho con el 100% de L'Odissea de l'Empordà, un hotel-castillo situado en Orriols (Girona).

Jaume Roures compra un castillo del siglo XVI en Girona

El dueño de Mediapro se hace con el 100% del hotel-fortaleza L'Odissea de l'Empordà, de cuatro estrellas, para rehabilitarlo

Ignasi Jorro
3 min

Jaume Roures tiene un nuevo juguete. El dueño de Mediapro se ha hecho con la totalidad accionarial de L'Odissea de l'Empordà, un hotel-castillo del siglo XVI situado en Orriols (Girona). La intención del magnate de la comunicación es rehabilitar el alojamiento y reabrirlo junto al icónico restaurante.

Según ha podido saber Crónica Global, Roures ha adquirido el 60% del capital que aún no tenía del establecimiento dirigido por Antonio Ferrer, amigo de la infancia del empresario y que ha cedido su posición por motivos de salud. La operación, de la que no ha trascendido la cantidad, se ha cerrado en términos amistosos.

Relanzamiento

Fuentes del sector turístico avanzan que Jaume Roures proyecta rehabilitar el establecimiento, que abrió en 1993 tras un largo proceso de reforma que se inició en 1989. La operación incluiría el fichaje de un chef reconocido para dar continuidad al restaurante L'Odissea, un clásico de la cocina catalana.

Image and video hosting by TinyPic

No en vano, el local antaño dirigido por Antonio Ferrer ganó una estrella Michelin a principios de los años ochenta. La propuesta gastronómica se centraba en cocina de autor con clara raigambre en la tierra. Una década después, restaurante y dueño se mudaron de la Ciudad Condal a Orriols, donde expandieron la actividad a la hotelería.

"No iba mal"

Preguntado sobre el funcionamiento del castillo, profesionales del sector turístico señalan que L'Odissea "funcionaba bien". El cuatro estrellas presume de jardín con piscina, patio interior y decoración que ha acuñado la propia esposa del chef, la ceramista Teresa Escayola.

Sin embargo, un consultor especializado hace hincapié en la necesidad de "poner al día" un establecimiento cuya renovación fue muy costosa.

Preguntado sobre la operación, que se ha resuelto en una sociedad gestora domiciliada en el cuartel general de Mediapro en Barcelona, un portavoz del grupo ha aclarado que se trata de "un tema personal del señor Roures" del que ha preferido no hacer comentarios.