Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Vista aérea de las nuevas unidades de derivados de Iqoxe que han entrado en funcionamiento tras la explosión de 2020 / CEDIDA

Iqoxe invierte 40 millones en la reconstrucción de sus instalaciones destruidas en 2020

La planta química de La Canonja retoma la producción dos años después de la explosión en que murieron tres personas

5 min

Iqoxe vuelve a funcionar a pleno gas. Dos años después del trágico accidente en el que fallecieron tres personas --dos empleados de la planta de La Canonja y un vecino de Tarragona--, la compañía química ha puesto en marcha las nuevas unidades de derivados que sustituyen a las que quedaron destruidas en la explosión del 14 de enero de 2020.

En total, Iqoxe ha invertido 40 millones de euros en todos los trabajos de restablecimiento de la normalidad operativa en el conjunto de sus instalaciones de procesamiento de óxido de etileno. En palabras de Javier de Benito, director general de la corporación, "hemos invertido más de un millón de horas de trabajo, entre personal propio y de las empresas especializadas de servicios, para la puesta en marcha de todas nuestras unidades de producción". 

Nuevas medidas de seguridad

El último paso para estrenas las nuevas unidades U-2500, U-2360 y U-350 era la autorización de la Generalitat de Cataluña y el Ayuntamiento de La Canonja, que se obtuvo el pasado diciembre. Esta licencia llegó una vez satisfechos todos los requerimientos administrativos en materia de implementación de medidas de seguridad adicionales, incluso por encima de lo que determina la normativa vigente, según ha afirmado la compañía en un comunicado.

Entre éstas medidas se hallan las nuevas salas de control bukerizadas; la reelaboración del informe de seguridad y el dictamen de seguridad, evaluados externamente; ampliación del equipamiento de todas sus áreas productivas con el sobredimensionamiento de diferentes sistemas que, en el caso de detectar diferencias significativas en la presión o la temperatura de diferentes puntos de los reactores, son capaces de interrumpir de manera automatizada el proceso productivo y de activar la refrigeración, si fuese necesario.

Fábrica de Iqoxe reconstruida tras la explosión de 2020 / CEDIDA

 

 

Fábrica de Iqoxe reconstruida tras la explosión de 2020 / CEDIDA

Multa de Inspección de Trabajo

El incendio que calcinó el complejo industrial en 2020 se originó en un reactor de producción de óxido de etileno. Por eso, Iqoxe también ha potenciado sus sistemas de protección y extinción de incendios mediante la instalación de detectores de gases adicionales a los ya existentes y en más ubicaciones, de detectores de llama por infrarrojos y de un nuevo sistema de rociadores de agua pulverizada que complementa el sistema y la instalación preexistentes.

Todas estas actuaciones llegan tras la multa de 180.000 euros interpuesta por la Inspección de Trabajo en julio del año pasado por una infracción muy grave en materia de seguridad laboral --aunque esta sanción fue suspendida puesto que está abierto un procedimiento judicial sobre el incidente--. La compañía siempre ha alegado que, en el momento del accidente, cumplía todos los protocolos de seguridad. De hecho, ni el director ejecutivo de la división química del grupo Cristian Lay, José Luis Morlanes, ni el accionista mayoritario de Iqoxe, Ricardo Leal, quisieron comparecer en la comisión de estudio parlamentaria del suceso.

Dos años del accidente

Cabe destacar que el proceso de reconstrucción solo ha tenido una excepción: la unidad de derivados U-3100. Esta construcción resultó destruida en la explosión, pero utilizaba una tecnología diferente a la de las unidades reconstruidas. Puesto que según la química no se ha podido determinar las causas del suceso, "la empresa ha adoptado la medida más drástica que podía tomar, como es no reconstruir la unidad accidentada porque no volveremos a utilizar aquella tecnología", ha declarado el consejero delegado.

Por último, la empresa ha anunciado que realizará un minuto de silencio este próximo 14 de enero, coincidiendo con el segundo aniversario del luctuoso accidente.