Menú Buscar
El ministro de Sanidad, Salvador Illa, revisa los últimos datos sobre el coronavirus / EP

Los inversores ya penalizan más a España e Italia por el avance del coronavirus

El castigo de las bolsas de Milán y Madrid es superior al del resto de las principales plazas europeas

5 min

La expansión del coronavirus por Italia y España empieza a pasar factura en forma de castigo por parte de los inversores. Dentro de la huida generalizada de la renta variable que se está registrando en todos los grandes mercados del mundo, el movimiento empieza a ser más acusado en las bolsas de Milán y Madrid, las plazas situadas en los países europeos más afectados por la epidemia que tiene en vilo a buena parte parte del mundo. En el caso concreto del Ibex 35, su comportamiento a la baja ha comenzado a ser más pronunciado en relación con sus comparables en los últimos días, cuando los casos de infectados por coronavirus en España se han multiplicado de forma destacada.

En concreto, el índice selectivo de la bolsa española acumula un retroceso del 25,4% desde que se inició la crisis bursátil por la expansión del coronavirus fuera de China. La cifra contrasta con el rendimiento de los principales indicadores de plazas como París y Frankfurt, que han registrado pérdidas de un 23%. La diferencia con la Bolsa de Londres es aún más amplia, toda vez que el FTSE 100, selectivo del parqué británico, se ha dejado en estos días poco más de un 19%.

Cambio de escenario

Bien es cierto que la diferencia con los índices francés y alemán no parece especialmente amplia pero el escenario es sensiblemente distinto del que se daba hace apenas unos días, a mediados de la pasada semana.

Por entonces, la caída registrada por el Ibex 35 era prácticamente idéntica a la del francés CAC 40, en torno al 12%, y significativamente inferior a la que mostraba el índice DAX de Frankfort, que superaba el 13%. A esas alturas, Londres ya se había desmarcado de este comportamiento y las bajadas de su mercado no llegaban al 10%.

A esa fecha, España no había reportado aún ningún caso de muerte por coronavirus, mientras que los pacientes infectados de los que se tenía noticia apenas se contaban por 160. Desde entonces, el escenario ha cambiado de forma radical. Horas después, se conocía el primer caso de una persona infectada que había fallecido en España, aunque en realidad la muerte se había producido semanas antes. El número de infectados se ha multiplicado por 10 en apenas una semana y la última cifra de fallecidos, reportada este martes, era de 36.

Una factura de 13.000 millones

Extremos que no han pasado desapercibidos para los inversores. De la misma forma que los descensos fueron más pronunciados desde el primer momento en la Bolsa de Milán, dado que Italia fue el primer país europeo en registrar un número significativo de infectados y en aflorar posibles impactos negativos para su economía, el mercado español parece ir por el mismo camino en los últimos días. Por el momento, la plaza italiana acumula retrocesos superiores al 29%, sensiblemente por encima de los registrados en el Ibex.

Durante la sesión del martes ya pudo apreciarse que las caídas en el mercado español al cierre de la jornada fueron superiores a las del resto de grandes bolsas europeas.

A la hora de cuantificar la factura que está cobrando esta discriminación por parte de los inversores, la capitalización del Ibex 35 hubiera disminuido hasta ahora 13.100 millones de euros menos si su comportamiento hubiera sido similar al de París y Frankfurt, como había sucedido hasta el inicio de la semana pasada, cuando las cifras de infectados y fallecidos comenzó a crecer de forma exponencial.