Menú Buscar
Un grupo de personas observa la evolución del Ibex en la Bolsa de Madrid / EP

Los inversores desafían al coronavirus y no ven “impacto” a largo plazo

El mercado recomienda esperar y no vender acciones con la confianza de que el parón económico no afecte al sistema financiero

5 min

¿Preocupación? Sí, es evidente. Las bolsas bajan, la incertidumbre es total, pero los inversores no perciben “un impacto” a largo plazo por el coronavirus. Sin embargo, ¿qué es ahora el largo plazo? La prueba más determinante la ofreció este miércoles el inversor Francisco García Paramés, a través de su gestora de fondos Cobas AM. “El impacto en el precio objetivo de nuestros fondos va ser relativamente pequeño, porque la fuerte caída en las cotizaciones no está justificada, confundiendo algunos inversores que algunas compañías se dediquen al negocio de infraestructuras de gas con que sus beneficios se vean alterados por la caída del precio del petróleo”.

Robert Casajuana, socio de SLM, mantiene la preocupación y la atención por el día a día, con dos claras indicaciones: “A los inversores que están dentro, en bolsa y con carteras con distintos productos, lo que indicamos es que se mantengan, que no salgan, porque podrán recuperar lo que ahora pierden, o minimizar esas pérdidas. También es cierto que si se quiere entrar, porque pueden haber oportunidades, se haga con mucha prudencia”.

¿Seguir bajando?

Es decir, el escenario estará marcado por una gran volatilidad en los próximos meses, y nadie puede garantizar que las bolsas bajen más. Este miércoles los bancos experimentaron un pequeño rebote, pero el Ibex cayó un 0,34% hasta los 7.436 puntos, y marcó un nuevo mínimo desde 2012. Y puede seguir bajando, porque la respuesta de las autoridades europeas no ha sido lo contundente que se esperaba para afrontar la crisis del coronavirus.

Una pantalla refleja el desplome del Ibex 35 en el interior de la Bolsa de Madrid / EP
Una pantalla refleja el desplome del Ibex 35 en el interior de la Bolsa de Madrid / EP

Es Sergio Dávila, de IG, quien insiste, con una posición más pesimista que sus colegas, al entender que la incertidumbre es grande y que nadie puede vislumbrar cuánto tiempo puede durar el contagio del virus, y en qué momento la curva comenzará a estabilizarse. Dávila no descarta “fusiones bancarias”, procesos de concentración que puedan minimizar el coste que se deberá afrontar.

Por tanto, Dávila no aconseja comprar, a pesar de las posiciones bajistas. “Para nada, no es preferible, aunque se pueda ganar a corto plazo”.

¿Crisis bancaria?

¿Pero frente a qué estamos en estos momentos? Miguel Ángel Fernández Ordónez, exgobernador del Banco de España, cree que todo dependerá de “cómo afecte el parón económico al sistema bancario. Puede haber una crisis financiera no bancaria, pero si afecta a los bancos, entonces podemos estar delante de una grave crisis”.

Los inversores, como Paramés, no ven un impacto a “largo”, pero eso exigiría mantener posiciones, sin nervios, con mucha paciencia, y con la confianza en que todo el sistema económico, y con las autoridades europeas al frente, se pondrá manos a la obra de inmediato.

El precio del petróleo

Lo que destacan los analistas financieros consultados es que también se ha unido a la difícil coyuntura la batalla entre los países productores de petróleo. Con inversiones en carteras mixtas, con distintos valores, es ilustrativo el consejo de Paramés a sus clientes, trasladado en un comunicado. La gestora sufre el impacto de caídas de Técnicas Reunidas, que supone un 10% de la cartera; y de Meliá y de las inmobiliarias españolas. Sin embargo, se señala que la baja ocupación de hoteles o la ralentización de las ventas “será temporal y asumible por las compañías”.

En el fondo internacional, la coyuntura tiene un mayor efecto. El potencial del llamado Cobas Internacional ha pasado de 183,7 a 179 euros, con lo que se asume la baja del petróleo que afecta a las empresas petroleras como Cairn, Ipco o Kosmos Energy y derivados como Petrofac, Subsea 7, Saipem y Valaris. Y esa cartera tiene un 15% de peso en Italia, y un 10% en Corea del Sur, que son dos de los países más afectados por el coronavirus.

Robert Casajuana insiste en que todo dependerá de la duración, teniendo en cuenta un hecho que invita a un cierto optimismo: “Las bolsas asiáticas son ya las que menos pierden, y se están recuperando, y eso puede ser indicativo”, concluye.